SÍGUEME LA CORRIENTE, de Megan Maxwell

  Romántica Contemporánea
SÍGUEME LA CORRIENTE

Tony Ferrasa es un guapo, adinerado y exitoso compositor de música puertorriqueño. No hay mujer que se le resista y que olvide con facilidad su mirada verde y leonina. 

Ruth es una joven que con apenas veinte años tuvo que hacerse cargo de su hermana recién nacida y de un hermano delincuente. Cuando parece que por fin consigue encauzar su vida, se queda embarazada y su pareja acaba abandonándola.  

Para sacar adelante a su familia acepta cualquier trabajo digno que se le presente, por lo que Tony y Ruth acaban conociéndose en una fiesta en la que ella sirve como camarera. A partir de entonces, como el destino es tan caprichoso, se encuentran en diversas ocasiones, y a pesar del interés que él le demuestra, ella se mantiene fría e indiferente. 

Poco a poco ambos se van enganchando a una no-relación que acaba por desvelarles que lo que sienten el uno por el otro es mucho más intenso de lo que están dispuestos a admitir. Intentan alejarse, pero cuanto más empeño ponen en ello, menos lo consiguen y más fuerte se hace la atracción.



Una divertida novela romántica que te hará sonreír...

Empecé esta nueva novela de Megan Maxwell con pies de plomo, sin demasiadas ganas ni expectativas puestas y finalmente ha sido mejor de lo que esperaba en un principio después de varias decepciones que me he llevado con sus últimas novelas. Es una autora que he seguido desde sus inicios, todo lo que publicaba lo devoraba en un par de asaltos, pero llegó un momento que sus libros empezaron a parecerme todos iguales, todos seguían el mismo patrón, personajes calcados con diferente nombre, recursos en la trama que se repetían continuamente... Así que cuando supe que el protagonista de su próxima novela era Tony Ferrasa, hermano de Dylan de Adivina quién soy, me entraron los siete males porque esa bilogía no me gustó absolutamente nada, para mi es lo peor que ha escrito Megan hasta ahora.

Tony Ferrasa al que ya conocimos en la historia de su hermano cómo he comentado antes, es un compositor de música adinerado y rodeados de mujeres despampanantes. Todo el mundillo que rodea a Tony no me gustó ya en su momento, es amigo de todo bicho viviente famoso. ¿Te gusta Alejandro Sanz? Pues es amigo suyo. ¿Te gusta Marujita Díaz? Pues posiblemente también será íntima suya (esto es un pelín sarcástico y en plan coña, pero para que me entendáis).

Ruth en cambio es una madre coraje que ha llevado adelante a su hermana pequeña y a sus hijos ella sola, pluriempleada para poder sacar dinero hasta de debajo de las piedras. Me ha gustado su historia aunque en algún momento parecía de culebrón venezolano, o para ponernos en ambiente, culebrón puertorriqueño. Posiblemente lo que menos me ha gustado de ella ha sido algún pronto al más puro estilo de las protagonistas femeninas Maxwell. Quién haya leído alguna novela suya, creo que entenderá de qué hablo.

Cómo no podía ser de otra manera los niños han dado su puntillo divertido en la historia a falta de abuelos picarones, porque Anselmo es bastante sosete comparado con otros abuelos que Megan ha creado a lo largo de su trayectoria. La pequeña Jenny, la reina de los culebrones, se merece mención especial porque cada vez que soltaba alguna perla culebronera me hacía sonreír.

En definitiva, Sígueme la corriente es una novela del estilo de Megan, si quieres alguna sorpresa o novedad aquí no la vas a encontrar. No es de las mejores que ha escrito, hay varias cosillas que no me han convencido, pero entretiene que no es poco y me ha gustado más que alguna de sus últimas historias.

1 comentario:

  1. Tu sabes que yo era como tu, novela que salia novela que devoraba pero despues del paso de nuestra amiga Jud me tomo sus libros de otra forma. De hecho, la bilogia esta que mencionas no me la he leido ni creo que pierda mi tiempo con ella. Me vale con que a ti no te ha gustado, que en estos casos solemos coincidir y para pillarme un cabreo, paso. Este libro no se si lo leere o no. De momento se queda ahi, aparcado. Lo mismo me da la vena mas adelante y le doy una oportunidad pero por ahora tengo otras cosas que me llaman mucho mas la atencion.

    Saludos

    ResponderEliminar