11 junio 2015

MEGAN MAXWELL Y SU NOVELA MÁS ÍNTIMA

Descubrí a Megan Maxwell en el año 2009, era una autora novel que acababa de publicar Te lo dije con La Maquina China y yo por aquel entonces buscaba novelas románticas que me engancharan. Empezaba a dar mis primeros pasos en un género que con los años acabaría siendo de mis preferidos, pero que hasta ese momento no había pillado el gusto. En una de esas búsquedas caí en esa primera novela de una desconocida Megan y sin pensarlo mucho la compré. Estuvo criando polvo en mis estanterías durante mucho tiempo, hasta que en junio del 2011 la leí. Creo que no me duró ni 24 horas, me encantó y reí con un libro como nunca antes lo había hecho. Al día siguiente ya estaba comprando Deseo concedido, aquella primera edición tan bonita, y Fue un beso tonto. Y así podría seguir eternamente, porque Megan se convirtió en el mejor antídoto para las penas, sus novelas me hacían reír, divertirme, disfrutar sin más. Cada novela suya que salía la compraba al instante y la leía en tiempo récord. En mis lecturas compulsivas me acompañaba mi querida Neftis (del blog Nadie está solo) y esas lecturas empezaron a ser como una tradición que ahora echo mucho de menos. Y es que llegó un momento que las novelas de Megan ya no me llenaban como antes, coincidió con su incursión en la erótica y su famosísima saga Pídeme lo que quieras. Desde ese momento empezaron a parecerme todos sus libros cortados por el mismo patrón, mismos personajes, mismas reacciones... y me desinflé completamente.


Cada libro nuevo que salía me decía "A ver si aquí encuentro a mi Megan de siempre", pero no, ya no volvió a ocurrir aunque he seguido leyendo todo lo que ha publicado hasta la fecha, cada libro más decepcionada.

Cuando hace unos meses Megan dijo que en junio salía a la venta su novela más especial, porque se había inspirado en la historia de su madre, tuve la corazonada de que ahí encontraría algo de la Megan que tanto me gustaba, y no estaba equivocada del todo. Quizá sea porque la historia que relata Hola, ¿te acuerdas de mí? me ha tocado el corazón y me ha recordado a la gran guerrera de mi familia. Una guerrera que tuvo que ver partir al amor de su vida a una guerra cruel y sin sentido de la que no volvió jamás. Ese amor tan inmenso, el amor más grande y puro que he visto en mi vida, ahora tristemente cabe en una cajita de lata llena de cartas y otros recuerdos. Con esos antecedentes familiares sabía que esta novela, de algún modo, me iba a llegar y sólo leyendo la "Nota de la autora" ya lo comprobé. Me emocioné al leer esas primeras palabras de Megan sobre lo que íbamos a encontrar en la historia que teníamos en las manos, me parecía precioso que quisiera darle el final feliz que merecía la historia de amor de su madre. Estaba claro que estábamos ante una historia especial y diferente a todo lo que nos había ofrecido hasta ahora.
De esta novela no me atrevo a haceros una reseña como las que hago habitualmente, sólo os diré que son dos historias de amor entrelazadas en el tiempo, similares y muy diferentes a la vez. Románticas, tiernas, duras. En muchos momentos se me han caído las lágrimas, no lo he podido evitar, la historia de Carmen me ha llegado mucho, la de Alana quizás no tanto.
Un detalle muy chulo es que la novela se podía conseguir con un CD de canciones de los años 60. Canciones que acompañan a Carmen y Teddy, y a Alana y Joel en sus historias y que escucharlas mientras vas leyendo te permite acercarte todavía más a cada momento de la novela.

Hola, ¿te acuerdas de mí? es una novela que recomiendo, a quién le guste Megan Maxwell es una apuesta más que segura, a quién tenga dudas o esté desencantada como yo, les digo que le den una oportunidad, sólo por la historia de Carmen merece ser leída porque es realmente bonita, aunque en conjunto no haya llegado a curarme el desencanto. He sentido que esta novela podría haber dado mucho más de sí, para un novelón, y sin embargo a pesar de que la historia es buena se ha quedado a medio camino de lo que podría haber sido. Esperaba más, la esperaba diferente, contada de otra manera.

(...) 
Al di là quiere decir «más allá» en italiano. Y la letra dice algo así como que más allá de lo más valioso, lo mejor de la vida y lo más bello estás tú. 

«Más allá del límite del mundo, del mar más profundo o del horizonte infinito estás tú.» Y yo te digo lo mismo que la canción, eres mi más allá y sólo tú eres para mí.

4 comentarios:

  1. Ya sabes que estoy de acuerdo en todo lo que comentas. Yo tambien pienso que este podria haber sido 'el libro' de Megan y se ha quedado en otro mas y eso que la historia de Carmen daba para todo el libro. Pero es la forma en que está narrado lo que no me ha convencido y en algunos casos enfadado. Bravo por Carmen, su coraje y su fuerza que tiene mucho merito.
    Yo tambien tengo escrita mi reseña pero no se cuando la publicare. Tu sabes que siempre es un placer leer y comentar contigo, yo tambien lo echaba de menos ;-)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Opino igual que tú. El libro está bien, pero no es de los que más he disfrutado de esta autora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! he leído algunos libros de la autora y este no lo tenía pendiente, así que de momento lo dejaré pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. A mi este libro me ha roto el corazón, te lo juro, jaja. Sabía que iba a pasar, y aún así no podía perdérmelo :') Ayer hice la reseña y me costó horrores por que tenía tanto que decir y no sabía cómo hacerlo...

    Un besote guapa!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Roots of my heart © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.