LIGAR ES COMO MONTAR EN BICI, de Brandy Manhattan

 Chick-lit
LIGAR ES COMO MONTAR EN BICI

Lunes de agosto. Siete de la mañana: bronca monumental con mi chico; ocho y cuarto: me despiden; nueve y media: sorprendo al muy desgraciado con otra. ¿Qué haríais vosotras, eh? A lo mejor sois más valientes y hubierais cogido el toro por los cuernos… pero como allí los únicos cuernos me los habían puesto a mí lo que cogí fue mi maleta de Prada. 
¿Que por qué me largué a Londres? Porque tengo la doble nacionalidad y un piso compartido. Pero no esperaba encontrarme a dos compañeras convencidas de que el amor es para locas, débiles o cobardes… ni a un vecino médico que conseguía que mis braguitas se revolucionaran solo con verlo… ni hacerme amiga de Maria, un ejemplo de superación…, ni a su primo, que resultó ser mi actor favorito y que estaba más bueno que comer con los dedos. Ni descubrir que dejar los problemas en España no significaba superarlos. O que la autoestima no se reinventaba. O que no tenía ni idea de cómo funcionaban los rollos de una noche. 
¿Queréis que nos tomemos una copa y os lo cuento con más calma? Id llamando al camarero y pedid una botella de vino: invito yo. 

Ah, por cierto: me llamo Victoria Adams.
No es broma

El chick-lit es un subgénero romántico que no me gusta especialmente y he leído muy pocas novelas, pero desde que salió a la venta Ligar es como montar en bici en septiembre del año pasado me llamó la atención por el título y sabía que tarde o temprano le daría una oportunidad.

¡Esta historia es la leche en bote! (así, sin paños calientes, quién haya leído la novela me entenderá). He disfrutado muchísimo de las peripecias de Victoria, es de esas historias "quitapenas" como yo las llamo, con las que ríes, te olvidas de todo por un rato y simplemente disfrutas. Pero sobre todo ríes.

Victoria Adams (sí, como la Spice Girl, como la mujer de Beckham...) de la noche a la mañana se queda sin trabajo y sin novio. El mismo día que la despiden encuentra a Luis practicando el arte del fornicio con su monitora de running, en su casa, ¡en su cama! Como ella es una señorita no le monta el pollo, ni patalea, ni entra en cólera, no... decide hacer las maletas y marcharse a Londres.

En la capital inglesa con varios contratiempos a cuestas conoce a Ashley Greenfield, su vecino del 5º, un joven médico de ojos verdes y seductora sonrisa, y sí, nuestra protagonista cae inevitablemente rendida a sus pies (confieso que he caído hasta yo). 
Dicen que ligar es como montar en bici, que nunca se olvida, pero Victoria tiene un gran problema, ¡no sabe ligar! Ha estado más de diez años con Luis  y ahora no tiene ni idea de como volver al mercado de la carne. Y ella se quiere ligar al médico buenorro del 5º, claro.

Con ayuda de sus compañeras de piso que le darán las primeras pautas, Victoria se meterá en varios líos a cada cual más divertido. Mientras tanto forjará con Ashley una bonita amistad, llena de momentos divertidos, tristes y tiernos, aunque a veces la falta de confianza hará que su peculiar relación se complique un poquito más. Victoria sabe que Ashley también se siente atraído por ella y no logra entender por qué está empeñado en mantener las distancias cuando sus ojos le dicen todo lo contrario. ¿Qué esconde Ashley?

Ligar es como montar en bici es una historia sencilla, su punto fuerte es sin duda la manera de narrar de la autora, es super divertida, fresca, cercana, me lo he pasado pipa leyéndola. Una lectura ideal para evadirse y pasar un rato muy agradable con risas aseguradas. Ideal para el veranito. Hacía tiempo que no reía tanto con un libro.

14 comentarios:

  1. Pues me has picado la curiosidad asi que voy a buscarlo a la de ya. Vikinga, mira que eres aumentando mi lista de pendientes :P

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. La narración me encantó, chispeante y personal.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. A mi me suele gustar entremezclar alguna lectura de este tipo entre libros más "pesados". De alguna forma son como el sorbete que te ponen en las bodas entre el plato de pescado y el de carne: limpian el paladar y te dejan la mente fresquita para lo que venga después.
    No sé si os pasa, pero aunque cuando salió me llamó la atención, el aluvión de libros que salen al mes me hizo olvidarme de él (y de otros muchos). Gracias por tu reseña, me sirve de recordatorio de lo que quiero leer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Buenas!.
    Voy a buscarlo e intentar leerlo a ver si salgo de una vez de esta mega crisis 😩
    Gracias Mónica. Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Pues tiene buena pinta para veranito, así alegre, además :) ¡Me lo apunto!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! :)
    El otro día en la entrada de recomendaciones de lecturas para verano, este libro, ya me dio curiosidad. Y ahora, después de leer tu reseña, ¡qué ganas de darle una oportunidad! Parece una lectura muy divertida y refrescante.
    Un beso.

    Andrea-
    @Waldorf_Petrova

    ResponderEliminar
  7. A mi tampoco me entusiasma mucho el chicklit, pero esta tiene buena pinta, parece muy muy graciosa, así que me apunto la recomendación.

    Besoosss!!

    ResponderEliminar
  8. Lo he leído, así que sé a qué te refieres y coincido plenamente: de los libros de chick lit que he leído, es uno de los mejores, sin duda !!
    Besos !

    ResponderEliminar
  9. ¡Holaaa!

    Leí el mes pasado este libro y, a pesar de que en un principio no me llamaba mucho la atención, me encantó =D Como bien dices es una historia quitapenas genial, me reí muchísimo y hacía tiempo que no encontraba un libro así.

    No conocía tu blog, así que me quedo por aquí =)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  10. Hola!
    La verdad que hace mucho tiempo tengo la mira en este libro, pero no me terminaba de convencer, tu reseña me ha dado el empujoncito que necesitaba.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  11. pues... me llama la atención el titulo pero hace que pensar jajaj
    tal vez lo lea algún día no lo se.
    Que pases un Viernes genial!. Me quedo por tu blog.
    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    No pinta mal, así que lo apunto.
    Gracias por tan buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola! no lo conocía pero lo apunto.
    Tengo un sorteo activo en el blog, por si te animas a participar
    un beso.

    ResponderEliminar
  14. Antes tenía ganas de leerlo, ¡pero ahora por tu culpa lo necesito!
    Tuve una época en la que leía más chick-lit, pero últimamente no es de los subgéneros en romántica en los que más me prodigue. Sin embargo de vez en cuando encuentro alguna novela fresquita y divertida que me hace reír a carcajas, la última fue "No culpes al karma..." y ésta parece que seguirá el mismo camino ;)

    Gracias por la reseña, un beso!

    ResponderEliminar