CÓCTELES, de VV.AA.

Última noche del año. Última noche del 2015. Una noche para soñar bonito. Una noche para compartir y brindar por el año que entra. ¿Y qué mejor manera para brindar por el 2016 que hacerlo con un cóctel?

Cuatro cócteles para elegir. Cuatro historias dónde el amor es protagonista, pero también hay cabida para los sueños, las ilusiones y las sorpresas. Cómo en la vida misma.




Alba es restauradora de arte, vive en París y después de un horrible desengaño prefiere la compañía de sus pinceles a la de los seres humanos. La Galería de la Academia de Venecia recibe unos cuadros en herencia entre los que se encuentra una misteriosa pintura… 

Hace un año que Daniel dejó París para convertirse en el director de la orquesta del Liceo de Barcelona. Ha perdido la pasión por la música. Pero una mañana recibe la noticia de que ha sido elegido para dirigir un exclusivo concierto en Venecia y acepta el trabajo con la esperanza de recuperar el amor por la música y también por la vida…



BELLINI: champán —o prosecco—, melocotones naturales, preferiblemente blancos o amarillos y hielo.

Arte, música, Giovanni Bellini y la preciosa Venecia como escenario de fondo. Bellini es la historia de Daniel, al que ya conocimos en Cleo pide un deseo. Ese chico que vive por y para la música pero que de un tiempo a esta parte ha perdido la pasión. Y Alba, una chica dulce y maravillosa que no ha tenido una infancia fácil, y que se esconde tras sus pinceles después de un doloroso desengaño. Ambos coinciden una noche en Venecia, comparten paseos, miradas, besos... ¿Quizá ha encontrado Daniel ese amor que pensaba que no existía?

Anna Casanovas es garantía de una buena lectura, da igual que la historia tenga 400 páginas que 50, siempre consigue emocionar y tocar el corazón del lector. Dulce y elegante, su manera de escribir me tiene completamente enamorada desde que leí Nadie como tú, la primera historia de mis queridos hermanos Martí.




Nueva York, 1922. 

Charlotte Aldridge-Bennett, una rica y progresista joven de la alta sociedad de Manhattan, sueña con un futuro esplendoroso de libertad e independencia gracias a su inminente boda sin imaginar que un cóctel de moda en los Estados Unidos de la Ley Seca, el bloody mary, la empujará a conocer a un estibador buscavidas y soñador, Frank Gabbiani, un italoirlandés trabajador y sorprendente, que irrumpirá en su vida trastocando su existencia, sus principios y sus promesas, sin que pueda hacer nada por evitarlo.



BLOODY MARY: Vodka, zumo de tomate, sal, pimienta negra, salsa Worcestershire, tabasco y zumo de limón.

Charlotte y Frank. Nueva York de los años 20. Diferentes clases sociales, mundos diferentes y un amor que rompe todas las barreras. Una historia que no pierde fuelle, y que a pesar de su brevedad consigue llegar al lector. Ambientada en una época que resulta atractiva y atrayente, con dos protagonistas que harán suspirar con su bonita historia de amor.

De los cuatro relatos es el que menos me apetecía leer, de hecho fue el último que leí. ¿Por qué? Pues porque normalmente los protagonistas masculinos de Claudia Velasco no me gustan. Todavía guardo fresco el recuerdo de Ronan de Las dos historias de Eloisse y de Michael de Agua de lluvia, hombres egoístas e infieles que me pusieron del hígado. Me gusta mucho como escribe esta autora, pero sus hombres me asquean, he terminado más de una novela suya con un mosqueo monumental y pensando cómo es posible que una mujer sea capaz de aguantar semejantes perrerías y desplantes de su pareja. Con esta historia tenía miedo de encontrarme a otro espécimen similar, pero no ha sido el caso. Frank Gabbiani es otro cantar y me alegra haber dejado de lado mis reticencias y haberle dado una oportunidad a este relato.





Julia y Gaspar se conocen en una situación dramática: ella está a punto de ahogarse y él no suele desatender a mujeres en apuros. 

De un sucinto bañador, pasan a un escenario lleno de diamantes, hoteles de lujo, fiestas en la embajada, principados alpinos y ellos dos, en mundos opuestos, intentando entenderse cuando todo indica que la historia tiene un final amargo tras las doce campanadas... ¿Será así?




OLD FASHIONED: whisky, un terrón de azúcar, Angostura, soda, una rodaja de naranja, cáscara de limón, una guinda al marrasquino y hielo.

Julia y Gaspar. Dos personas a priori de mundos diferentes y opuestos pero que sin embargo tienen mucho en común. Joyas legendarias, condesas adineradas, ladrones de guante blanco y sorpresas, muchas sorpresas.

Este es el año de José de la Rosa, me ha sorprendido muchísimo con sus historias, sobre todo con las tres publicadas en el mes de noviembre. Una de ellas es éste mismo relato corto. Empieza de manera divertida y cuándo pensaba que no podía sorprenderme más ¡zas! me deja con la boca abierta. José ha sido uno de mis grandes descubrimientos de este 2015 que acaba.





Sabrina es una mujer que no cree en el amor y mucho menos en las historias románticas. 

Su perspectiva cambia cuando unas amigas entrometidas, un exmarido impertinente, un cóctel que tiene mucho que aportar y un hombre que representa todo lo que ella odia se juntan para desbaratar su vida por completo. 

Solo le queda la oportunidad de poder decir la última palabra...



THE LAST WORD: Ginebra, Chartreuse verde, licor marrasquino, zumo de lima fresca y hielo.

Un poco amargo, un poco dulce y, sobre todo, picante. Cómo la historia de Sabrina y Héctor.
Sabrina, no cree en el amor, se casó muy joven, fue madre de dos preciosas gemelas y se separó también joven. En la celebración de su cuarenta cumpleaños conoce a Héctor, un hombre nueve años más joven que ella, un hombre que sin esperarlo reúne todas las cualidades que la pueden hacer feliz. ¿Será capaz de dejar sus miedos a un lado y apostar por Héctor? 

Un relato corto, muy corto —el más corto del recopilatorio— pero que indudablemente tiene la marca March. Personajes que cautivan y una trama que atrapa. ¿Una pega? Me hubiera encantado que fuese una historia mucho más larga, leer a Caroline siempre es un placer para los sentidos y todo me sabe a poco.


8 comentarios:

  1. Bloody Mary me llama la atención.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Mónica!!!
    Qué bonita la introducción, entrar en el 2016 con unos cócteles :-)
    De los autores que componen este libro solo he leído a José de la Rosa, su pluma me gusta mucho, de Anna Casanovas tengo muchas ganas de leer algún libro suyo, con todas las opiniones que dais, pero no se si empezar leyendo Nadie como tú o Las Reglas del juego. De las demás autoras no he leído nada aunque tengo Agua de lluvia en mi Kindle. De Caroline March también he leído muy buenas críticas.
    En fin que no descarto leerme Cócteles :)
    Feliz 2016!!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo que leer el último relato, que con lo corto que es me va a durar un suspiro. Y la reseña la tengo a medias, me cuesta un montón reseñar este tipo de libros.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Una reseña fantástica para un día especial, desde luego...
    Los cuatro me gustaron aunque reconozco que de los cócteles, uno de mis favoritos fue finalmente Bloody Mary. Su extensión ayudó mucho, pero es que me parece una historia muy bien tejida y con unos protagonistas muy bien elaborados.
    Mucho nivel en esta recopilación, a pesar de no ser mucho de relatos breves, me ha encantado !
    Besos !

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué original!, jeje. Me llama la atención "Bloody Mary".

    bsos!

    ... ¡y feliz entrada de año!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Estupenda reseña para un día como hoy donde tomaremos muchos cócteles.
    He visto más las portadas por separado que la del libro "Cócteles". No descarto leerlo, ya que los autores que lo hacen me encantan.

    Besotes y feliz año ^^

    ResponderEliminar
  7. ¡Me ha encantado esta entrada! Muy original para concluir el año :) Tengo muchas ganas de leer "Cócteles", seguramente será una de las primeras lecturas de 2016.

    ¡Feliz Año Nuevo, guapa! Nos seguimos leyendo ^^

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  8. Super original esta entrada!! Me ha encantado. Yo me quedo con "Bellini" y "Bloody Mary"

    Besos y feliz año!

    ResponderEliminar