DOS EN LA ALBORADA, de Mara Oliver

 Romántica Contemporánea 
DOS EN LA ALBORADA

CARMEN Ripoll podía contar su vida con los números de aquella apuesta de lotería: 

11, la edad que tenía al entrar en el conservatorio de danza; 23, al conocer a Víctor; a los 24, se casaron; con 26, tuvo el accidente que acabó con su carrera de bailarina profesional; a los 29, recuperó el control de sus piernas y aprendió a caminar de nuevo... 

Con lo que CARMEN no contaba era con ser la única ganadora de una apuesta multimillonaria, pero la suerte es caprichosa, el destino ineludible y...

...el amor es un juego de azar que puede
 cambiar cualquier vida de la noche a la mañana.




Llevo siguiendo varios meses las novedades de la Selección RNR de Ediciones B porque gracias a ella he descubierto a varias autoras. Uno de mi últimos descubrimientos ha sido Mara Oliver, su novela Dos en la alborada me llamó la atención desde que supe de su publicación, pero al final me frenó un poco pensar que quizás estaba ante una historia un pelín dramática por lo que dice la sinopsis del accidente que tenía la protagonista. Me cuesta leer historias excesivamente dramáticas, no os niego que alguna cae, pero no suelen ser las lecturas que más me apetecen a día de hoy.
Hace unas semanas leí una opinión que había escrito Marisa Sicilia sobre esta novela y me gustó mucho lo que contaba de ella. Marisa escribe tan maravillosamente bien y expresa tanto que era imposible no hacerle caso.

Dos en la alborada es la historia de Carmen, una chica que vio truncada su carrera de bailarina profesional por un accidente de moto que tuvo con su marido Víctor. El amor de Carmen y Víctor fue amor a primera vista, se conocieron muy jóvenes, se casaron al año siguiente, hasta que una mañana todo cambió.
Carmen desde el accidente trabaja en una administración de lotería, siempre juega los mismos números, números significativos en su vida, hasta que una mañana le toca el premio. Una mañana que todo cambia, una mañana que su vida se desmorona por completo al volver a casa y encontrar a su marido con otra mujer en la cama. Carmen decide desaparecer, viajar al último lugar donde Víctor la buscaría, a Ibiza. Allí se reencontrará con ella misma, lamerá sus heridas y descubrirá un nuevo amor. Un amor inesperado que llega en el momento adecuado y que le ofrece todo lo que ella siempre había soñado.

—¿Quieres saber por qué estoy aquí sola? 
—Me gustaba la idea de que fuese por el deseo que le pedí a esa estrella, pero supongo que tienes tus propios motivos. ¿Por qué estás aquí?
(...)
—Estoy aquí sola —siguió con el guión que tenía pensado—, no tenía ningún otro sitio a donde ir. Creía que estaba casada con un hombre, pero resultó que estaba casada con un cerdo y le pillé en la cama con otra cerda y por eso me vine aquí, para olvidarlo.

La relación entre Carmen y nuestro protagonista es especial, conectan como almas gemelas, se complementan. Tienen una infinidad de cosas en común, casi cómo si estuvieran predestinados a estar juntos. Resulta sencillo enamorarse de ÉL —con mayúsculas—, de sus detalles, sus gestos, sus palabras. Esas servilletas que garabatea plasmando sueños y sentimientos. Sus ganas de cuidar de Carmen, de darle todo lo que anhela, todo lo que necesita, todo lo que no ha podido tener hasta ese momento por egoísmo de la persona que compartía su vida.

No he podido dejar de sonreír pensando en todo momento "esto es lo que merecía Carmen, y no el mamarracho que tenía antes a su lado", porque vives cada momento con ella y es inevitable sentir su dicha al conocerlo a ÉL. Estás con ella cuando abre la puerta de la habitación y encuentra a su marido con otra mujer, ese dolor agudo, los pedazos de su corazón roto. Sigues con ella cuando emprende su inesperado viaje a Ibiza, pasea por sus playas y sus mercados, disfruta de ese pequeño pedazo de paraíso sola, tranquila, pensando por una vez solamente en ella. Y te pierdes en la mágica noche en la que se cruza en su camino de nuevo el amor. Un amor diferente al que ha conocido hasta el momento. Un amor tierno, dulce y sincero.

Dos en la alborada es una historia cortita que desprende mucha dulzura, me ha parecido tan bonita la relación de la pareja protagonista que han logrado darme un pequeño pellizquito en el corazón. De la mano de Carmen vemos que la vida da muchas vueltas y todo puede cambiar de la noche a la mañana, y a veces, esos cambios nos traen cosas maravillosas.

(...) Empezaría con una chica de ojos de cielo que tarareaba Stairway to heaven mientras tomaba café y aún no sabía que, como en la letra de la canción, hay dos caminos por los que se puede ir, pero a la larga siempre hay tiempo para cambiar de uno a otro.

18 comentarios:

  1. No me termina de atraer del todo, pero aún así tampoco lo descarto.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Parece de esas novelas que te hacen suspirar y te alegra de que la protagonista encuentre lo que se merece. Lo malo de éstas historias para mí ahora es que estoy en un momento sentimental complicado y no consigo creérmelas xDD

    ResponderEliminar
  3. Guauu, tiene muy muy buena pinta. A mi si que me van las historias dramáticas de todo tipo XD. El caso, que me apunto la novela sin dudarlo, gracias por la recomendación.

    Besooos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Mónica!!!
    La verdad es que había visto este libro pero no había leído ni la sinopsis, pero con esta reseña veo que es una bonita historia que no hay que dejar pasar para leerla.
    Un beso!!!
    Como siempre geniales las canciones y los fan arts!!!! :)

    ResponderEliminar
  5. Hola guapísima.
    Me tengo que animar a leer este libro, cuando le ví en novedades me llamó la atención pero se ha ido quedando en el olvido :/
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Mónica!
    Esta novela también la tengo apuntada desde que leí la opinión de Marisa, y desde luego leyendo lo que contáis, y ese ÉL, tiene pinta de ser de esas que te tocan el corazón, a ver si estas navidades me pongo con ella :)
    Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  7. No conocía el libro.
    Quién fuera de nuevo adolescente para leer estas cositas.... Ayyy...
    Bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Adolescente? Es una novela romántica adulta. De todas maneras, soy de las que piensan que las buenas historias no tienen edad simplemente amor por la lectura. De hecho yo con treinta y uno he leído más novela juvenil que nunca.

      Eliminar
  8. Por tu reseña pinta bastante bien y parece interesante
    no lo descarto
    un beso

    ResponderEliminar
  9. A lo lista de pendientes! Tiene buena pinta y solemos coincidir así que a ver si cae pronto.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Este tiene pinta de ser de los de penas de los que huyo como las locas. Por ahora me lo sigo pensando. Hay que ver, vikinga, lo que te gustan los libros de llorar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no es de llorar jajaja, te lo prometo.

      Eliminar
  11. Mara Oliver escribió uno de los mejores libros que he leído, por lo que todo lo que publique se encuentra en mi lista de pendientes. Éste no podía faltar.
    Me alegra que te gustara
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa!!

    Me apetece bastante leerlo, aunque ahora mismo hay otros que me llaman mucho más y tienen preferencia :P Peeeero, eso no quiere decir que lo vaya a dejar escapar por mucho tiempo, ¡de eso nada!, jejeje.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  13. Tengo una gran predilección por esas historias tiernas que te tocan el corazón, y por lo que dices esta es una de ellas. Una vez más paso por tu blog y me voy con una nueva recomendación que estoy segura que me encantará :)

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  14. No había oído hablar de él pero me encanta descubrir historias así.
    ¡Me lo apunto! ¡Gracias!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola!!
    Ainssss, a mí me encantó, me pareció una historia tan dulce y tan positiva :D
    Me ha encantado tu reseña!
    Besos! <33

    ResponderEliminar
  16. Aysss no haces más que incitarme a nuevas lecturas!! Se me acumulan y no doy a basto ya jajaja.

    Genial la reseña,como siempre.
    Besitos

    ResponderEliminar