POR FAVOR, DÉJAME ODIARTE, de Anna Premoli

CHICK-LIT
TI PREGO LASCIATI ODIARE 


 ¿Puedes llegar a enamorarte de alguien a quien odias?
¿Y si del odio al amor solo hay un paso?


Leer Por favor, déjame odiarte ha sido como estar viendo una película de comedia romántica, sólo me ha faltado el bol de palomitas a mi vera. No conocía esta novela, ni siquiera había oído jamás el nombre de la autora, pero en la novedades del mes de febrero la vi y, aunque no soy una apasionada del Chick-lit, me apetecía probar con esta historia que inaugura la colección Chic de Principal de los Libros. 

La historia de Jenny e Ian me enganchó desde la primera página no por la originalidad de la trama, sino porque la autora tiene una manera de narrar con mucha chispa. Me resultó tremendamente gracioso estar en la cabeza de Jenny, comer con su peculiar familia y batallar con Ian. Porque sí, Jenny e Ian no se soportan, pero no es la típica pareja que encontramos en las novelas románticas que se llevan un poquito mal y durante algunos capítulos protagonizan un par de rifi rafes. No, Jenny e Ian se odian, hasta el punto de que en una ocasión Jenny le rompió el tabique nasal a Ian de un puñetazo y acabó con una fisura en la mano. Que trabajen juntos en el mismo banco no ayuda demasiado a que reine la paz entre ellos, menos mal que por lo menos cada uno está en un departamento. Jenny es asesora financiera e Ian economista y llevan cinco años sin tener que trabajar codo con codo, justamente desde el incidente del puñetazo. Colin, su jefe, sabe que es peligroso poner a esas dos fieras juntas, pero por culpa de Lord Beverly, uno de sus clientes, no le queda más remedio que volver a unirlos en un proyecto. Eso sí, les exige que las reuniones laborales las hagan en un terreno neutral, fuera del trabajo para ser exactos, de esa manera los gritos no romperán con la armonía laboral del resto de trabajadores de la empresa. Jenny e Ian no pueden cruzar ni dos palabras sin decirse un par de lindezas.

Esas reuniones fuera del trabajo acabarán con unas cuantas fotografías de Ian y Jenny en la prensa sensacionalista, porque Ian no es simplemente un tipo odioso, es el heredero al ducado de Revington, un lord, un tío forrado de pasta al que persiguen las mujeres como locas por cazarle, como buen soltero de oro que es. Jenny, en cambio, es la hija pequeña de una familia un tanto peculiar: antimonárquicos, veganos, antirreligiosos y que colaboran con todas las ONG posibles. Ella es la rarita de la familia, una especie de Satanás con falda porque a ojos de los suyos se dedica profesionalmente a ayudar a los ricos a ser todavía más ricos. 
Ian después de la publicación de esas fotografías ve claramente la oportunidad de quitarse de encima a todas esas trepas que pretenden casarse con él. ¿Cómo? Muy sencillo, haciendo que Jenny se haga pasar por su novia a cambio de darle carta blanca en el proyecto de lord Beverly. Jenny acepta, por supuesto, su trabajo es muy importante para ella y hacerse pasar por la novia de Ian en un par de ocasiones tampoco puede ser tan grave, ni tan complicado. ¿O sí?

Lo habré entendido mal. Está claro que no me puede estar pidiendo lo que creo. 
—Has empezado a drogarte, ¿verdad, Ian? —pregunto muy tranquila. 
Es la única explicación. Eso o ha perdido la memoria. ¿Es consciente de a quién le está pidiendo que se haga pasar por su novia? Él ríe mientras se come una patata recubierta de kétchup. La visión es como mínimo inquietante. 
—La única sustancia que puede haberme afectado es la contaminación de Londres —reconoce—. Seguro que es nociva, pero no creo que anule del todo las facultades mentales. ¿Por qué lo dices? ¿Te parece una idea tan absurda? 
¿Lo dice con la esperanza de parecer simpático? 
Vale, se me acaba de cerrar el estómago. Dejo el tenedor en el plato y lo miro muy tranquila. 
—Repítelo, porque estoy segura de que nunca me pedirías, e insisto, nunca, lo que creo que me estás pidiendo.


Un baile, una batida de caza, una insistente pretendienta, un fin de semana en un castillo... Jenny tendrá que lidiar con todo ello, incluidas esas molestas mariposas que revolotean como locas cuando tiene al creído y arrogante de Ian cerca. ¿Del odio al amor también hay sólo un paso? ¿Pueden dos personas que son como el agua y el aceite llegar a entenderse?

Por favor, déjame odiarte es una lectura ligera para desconectar y pasar un par de ratos divertidos. Cómo os decía antes la manera de escribir de la autora tiene mucha chispa, a mi me ha hecho reír en varias ocasiones. Los diálogos son geniales, tanto los que tiene Jenny con Ian —sobre todo estos—, como con sus compañeras de piso, Vera y Laura. Si os gusta el Chick-lit es una apuesta segura, y si no os hace mucha gracia como a mi, os animo a que le déis una oportunidad en uno de esos momentos en los que necesitéis leer algo menos denso. Merece la pena. 

13 comentarios:

  1. Hola! Este libro tiene buena pinta y parece que te ha gustado, me lo apunto!

    Me encanta el diseño de tu blog, me quedo por aquí :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Mónica!!
    Pues le tenía echado el ojo y la tuya es la primera reseña que leo. Ya me has convencido, así que me lo llevo apuntado :D
    Gracias por la reseña guapa.
    Besos y feliz semana! <33

    ResponderEliminar
  3. Me gusta eso de que la autora tenga chispa a la hora de escribir porque quizás sea lo que de el toque a la novela y lo que más me atrae. Me la dejo en duda porque tengo mucha novela romántica pendiente ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola Mónica!!
    Vi este libro en las novedades y me gustó la historia y al leer tu reseña no tengo duda de que me lo apunto :)
    Me ha recordado al libro " A contrarreloj " de Laura Esparza, por lo de que es como una comedia romántica y que sus protagonistas se odian, que son historias muy diferentes pero me ha hecho acordarme :D
    Gracias por la reseña!!!
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  5. Le habia echado el ojo a este libro desde que lo vi en las novedades de febrero porque el chick- lit me suele gustar bastante, y despues de leer tu reseña estoy segura de que lo leeré.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Creo que lo he visto por algún lado, pero no me llamaba excesivamente la atención. Veo que te ha gutsado y que es lo que es, un libro muy entretenido, asi que lo apunto para esas ocasiones que necesitas desconectar
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Por el momento no creo que lo lea.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Justamente el jueves pasado me merende este libro. Me ha gustado mucho y me he reido con algunas cosas que les pasan a estos dos, buscadas la mayoria de las veces y me dejo muy buen sabor de boca. Esta vez parece que nos hemos puesto de acuerdo, vikinga xD

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa.
    Pues no conocía este libro, es más esta es la primera vez que lo veo pero tu reseña ha conseguido despertarme la curiosidad así quien sabe... De momento me lo llevo apuntado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! :)
    Ni idea de la existencia de este libro, pero me ha picado la curiosidad. Así que me lo apunto para más adelante. De vez en cuando me gusta leer cosillas de este género.
    Un beso.

    Andrea-
    @iammissbennetOK

    ResponderEliminar
  11. he leído muy buenas críticas sobre él :)

    ResponderEliminar
  12. Me parece divertida como lectura amena de una tarde tranquila
    la apunto :)
    un beesito

    ResponderEliminar
  13. Yo empecé a leerlo pero lo abandoné por alguna razón -y eso que me estaba gustando bastante-. A ver si lo retomo pronto, porque se nota que es una historia bastante ligera y divertida.
    Me alegra que te haya gustado :)
    Saludos!

    ResponderEliminar