08 junio 2016

MI ISLA, de Elísabet Benavent

ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA
MI ISLA ★★


Siempre espero las historias de Elísabet Benavent con ilusión y con esa emoción que te encoge un poquito el estómago. Cuando el viernes bajé del tren en Atocha y de manera totalmente espontánea acabé entre las casetas de la feria del libro, sabía que si compraba algo esa tarde sería Mi isla. No lo empecé hasta llegar a casa, podría haberlo hecho en el viaje de vuelta a Valencia el lunes, pero quería reservármelo para disfrutarlo tranquilamente. 

¿Es posible que un libro te guste y no te guste? ¿Que unos protagonistas te llenen y no lo hagan? He acabado Mi isla hecha un lío, no decepcionada o desilusionada, pero sí sin saber qué opinar o escribir sobre la historia de Maggie y Alejandro. Esta vez no ha sido culpa de las expectativas desmedidas que a veces tengo con mis autoras de cabecera. No, no ha sido el caso, Elísabet avisó que era una historia diferente, no tan intensa como por ejemplo Martina, y a mi no me importaba en absoluto, todo lo contrario, estada deseosa de leer esta historia, de perderme en esa isla que tanto tiempo estuvo guardada en el ordenador de Elísabet sin saber si algún día vería la luz. ¿Qué me ha ocurrido entonces? Al final no ha sido la historia de amor sencilla que esperaba, pero ese no ha sido el problema. Quizá haya sido ese cambio de escenario, de la isla a Madrid y todo lo que ello conlleva para los protagonistas, tanto bueno como malo. Maggie vuelve a ser aquella Maggie que no quería, aquella Maggie que se destroza poco a poco y rompe todo a su paso. Una Maggie que sólo es un espejismo de la Maggie de la isla, la Maggie que camina descalza, disfruta cocinando y plantando en su pequeño huerto. La Maggie sencilla que enamora locamente a Alejandro, precisamente porque no tiene nada que ver con su mundo lleno de glamour y horarios locos. Un Alejandro que se refugia en una isla del mediterráneo sobrepasado por esa vida, por ese futuro en auge que a veces piensa que le queda demasiado grande. Allí conoce a Maggie, dueña de una hospedería y pronto intuye que ella en su momento también se refugió en la isla por algún motivo.

(...) Había tantas cosas que no sabía de ella. Los motivos, los entresijos, las razones, los vientos que soplaban dentro de su cabeza. No sabía qué le gustaba, qué le desagradaba, con qué soñaba..., casi no sabía nada. Nada, más que la quería a mi lado bien cerca.


En la isla nace un amor capaz de luchar contra el tiempo y la distancia. Maggie y Alejandro encuentran en el otro a esa persona que les llena, que les complementa, que les hace la vida más fácil. Eso sienten, es tan sencillo quererse bajo los rayos del sol de la isla y el olor a sal del mar mediterráneo. Hasta que el retiro de Alejandro termina y empiezan a tener que tomar decisiones. Estar juntos, quererse cada día más, un futuro prometedor lleno de felicidad, dejar su isla bonita. Pero pronto, en esa nueva vida que han iniciado juntos, el pasado de Maggie vuelve a asomarse en el horizonte, amenazando con llevarse todo por delante como un jodido tsunami. Y de la peor manera se dan cuenta que quererse no era tan fácil, que la vida no lo es y la persona a quién más amas puede ser la que más daño te haga. Hasta dejarte completamente roto, perdido, en carne viva.

(...) No podemos dar la espalda a pasarlo mal. Si algo aprendemos a lo largo de los años es que todo, lo bueno y lo malo, forma parte de la misma realidad. Dos caras de la misma moneda tan diferentes que se sostienen la una a la otra. Si no sufrimos al final nos resignamos con no sentir. Protegernos para evitar una herida suele traer como consecuencia que olvidemos hasta cómo se siente la brisa cuando nos roza la piel.


Puede que no me haya llegado ese mundillo en el que se mueven los protagonistas y eso ha hecho que su historia no me calara hondo. O no tanto como sí lo hicieron las anteriores. Pero las reflexiones de Elísabet siguen ahí, acompañando a Maggie y a Alejandro, igual que lo hicieron en su momento con Valeria, Silvia, Alba o Martina. Elísabet siempre tiene el poder de revolverme por dentro, de tocar la tecla adecuada para que me emocione, sufra y sonría. Para que sienta un poquito mía cada historia que escribe y ese creo que es uno de los regalos más grandes que te puede hacer una escritora, que te haga sentir y Elísabet conmigo siempre lo consigue, en mayor o menor medida.

A Maggie la recordaré con esta pequeña frase que me ha puesto los pelos de punta, porque ha sido muy Maggie, pero también muy Mónica. Mis miedos no se parecen en nada a los suyos, mi vida no tiene nada que ver con la suya, pero compartimos el mismo sentimiento reflejado en unas cuantas palabras. Pura vida, cómo diría mi querido Kutxi Romero.


(...) No tenía sentido encerrarse en una cárcel de cristal y sentarse a observar lo que pasaba fuera porque lo que no me hacía daño tampoco me permitía sentir.



OTRAS RESEÑAS DE ELÍSABET BENAVENT

Martina con vistas al mar (Horizonte Martina #1)
Martina en tierra firme (Horizonte Martina #2)
Trilogía Mi elección
Tras las huellas de Alba, Hugo y Nico (Mi elección #3.5)
El diario de Lola

19 comentarios:

  1. Hola Mónica!
    Ayer precisamente recibí el libro y si me apetecía léerlo después de leer tu reseña aun tengo más ganas de hacerlo.
    Tu debes estar hecha un lío pero a mi me ha transmitido con mucha claridad, al menos para mi lo que puedo encontrar en el la nueva historia de Elisabeth.
    Magnifíca reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Entiendo lo que dices, es acabar una novela con una sensación agridulce. Yo espero que me enamore, será una de mis lecturas de verano, y tengo en cuenta tu opinión, que me viene muy bien.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Misa
    Pues de momento he leído reseñas muy positivas, así que la tuya me deja con ganas de leerlo ya.
    Pero de momento lo dejo para el verano, me lo tomaré con calma...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reseña como siempre, Monica. Lástima que no te haya llegado tanto como las anteriores. Sin duda es una novela de las que te hacen sentir, de las que te remueven por dentro. Hay momentos para matarla, de chocar siempre con la misma piedra... Pero también hay muchos otros preciosos en su isla bonita.
    A mí en general me gustó mucho.

    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  5. Una vez más no me defraudó la autora y fue un libro que me encantó. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Se te va a hacer tarde, vikinga O_o La verdad es que llevo mucho retraso con esta autora. No he leido los de Martina y tengo a medias Mi eleccion. Y este no se cuando caera.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Aún no he leído nada de la autora.. pero este no creo que sea mi elegido
    por cierto.. ni tú ni yo hemos cambiado el banner de LCDarkHunters
    debe ser que amamos demasiado a Vane
    (voy a cambiarlo ahora)
    un beeeeeeesito guapérrima!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Mónica!
    Para ser una historia que te ha hecho tener sentimientos contradictorios, la has planteado muy bien. No sé si algún día terminaré animándome con Benavent, pero tú siempre estarás ahí tentándome...
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Independientemente de que haya sido un "sí pero no", la reseña es buenísima, como siempre <3 A mí me gustó precisamente por lo que dices, porque las reflexiones y la esencia de Beta siguen estando ahí, aunque es cierto que tengo un par de pegas, me vi venir muchas cosas que iban a pasar y el ambiente en el que se mueven tampoco es que me entusiasme precisamente.

    ¡Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  10. Entiendo perfectamente lo q dices Mónica. Creo que sí, que es posible que una historia te guste y no te guste a la vez, algo agridulce...quizá solo necesitas tiempo, a mi me pasa a menudo. Siento una curiosidad inmensa por el libro, no tardaré en leerlo justamente por eso, xq creo q no va a dejarme indiferente. Espero q el hecho d q pase todo en esa isla no le reste verosimilitud. Me preguntó como evolucionará la forma de escribir Elísabet B., y sus historias a partir de ahora. Lo veremos (lo leeremos), seguro.

    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta
      Mi problema es justamente cuando dejan la isla, no se desarrolla toda la historia en ella, sólo la primera parte y es la que más me gustó. Me encantará leer tu reseña, ando como loca leyendo opiniones porque me siento... rara, no porque me haya gustado menos que a la mayoría, sino porque la historia me ha dejado una sensación que no se describir.

      ¡Mua!

      Eliminar
  11. La verdad es que este libro está ahora muy de moda pero a mi no me llama mucho. Tampoco he leído nuncaa la autora, de modo que primero intentaré leer otro libro suyo, a ver si me gusta.

    Besooos!!

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa!
    A veces me ha pasado, tener esa sensación rara, a veces con el tiempo las emociones van reposando y terminas por entender lo que ha despertado. Aunque también pasa que al cambiar de escenario como que se desconecta de la lectura porque no nos transmite tanto.
    Lo quiero leer, aunque antes tengo pendiente la bilogía de Martina.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Lo has contado muy muy bonito. La última cita: impresionante.
    Sabía que pronto estaría leyendo tu reseña... eres la más rápida con Benavent!!!
    Por supuesto la leeré. Y te contaré lo que me hace sentir a mi.
    Beso enorme.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! Sólo con esa portada de colores tan llamativos ha despertado mi interés, y aunque no te haya transmitido tanto como esperabas, tu reseña sí que ha logrado crearme esa incertidumbre y descubrir por mí misma si compartiré o no tu opinión en cuanto a la profundidad y el desarrollo o no de la historia una vez que dejan la isla.

    ¡un beso!

    ResponderEliminar
  15. Hola Mónica!!!
    Siempre me pasa que tus reseñas me llegan por la manera en que lo escribes ;), preciosa reseña!!
    Te entiendo perfectamente cuando dices que sí pero no pero sí, porque es imposible no sentir todo lo que Elísabet transmite con sus historias pero a la vez hay cosas que no te han llegado o gustado, no sé bien cómo decirlo. A mí me pasó igual que a ti, me gustó más la historia en la isla que no lo que pasó fuera de ella. Llegó un punto del libro que creí que no me iba a gustar, pero después cambió todo y me hizo que no pudiera dejar la historia y que me quedara maravillada por la intensidad y las reflexiones de BetaCoqueta.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa!

    Elisabet tiene ese don, que sus historia a nadie deja indiferentes y siempre consigue emocionar y vaciarte emocionalmente mientras la lees. Silvia a día de hoy es mi preferida, pero esta la sigue muy muy cerca. Genial reseña.
    Besos :*

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, guapa!
    Como ya te comenté, tengo pendiente Mi isla pero hay otros libros de Elísabet que me apetece leer antes, a ella voy leyéndola en orden.
    Entiendo lo que dices... ese dejarte descolocada y no saber qué sensación te deja la historia cuando la terminas. Espero que la siguiente novela de Elísabet no te deje hecha un lío, aunque es bueno saber que su esencia sigue presente en cada cosa que escribe. La última frase desde luego es brutal...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  18. yo lo terminé ayer por la noche y me ha encantado! me he leído todos los que ha escrito Elisabet Benavent y creo que es el que mas me ha gustado! que pena que se haya acabado!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Roots of my heart © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.