POR SIEMPRE UNIDOS, de Taylor Jenkins Reid


Una historia increíble sobre la muerte, 

el duelo y el amor verdadero


Es el tercer día desde que terminé de leer Por siempre unidos que enciendo el portátil. De estos tres días, dos de ellos lo encendí, me senté delante de la pantalla y volví a apagarlo porque no me salía ni una palabra. Cuando hace unos meses compré los dos libros de Taylor Jenkins Reid tuve la corazonada de que Por siempre unidos me marcaría. Y así ha sido, pero no pensaba que lo haría hasta este extremo. A lo largo de mi vida como lectora ha caído en mis manos más de una novela de amor que trataba el tema de la muerte y el duelo, pero ninguna como la de Jenkins Reid. Es tan increíblemente real y cercana que incluso duele. Elsie y Ben se han quedado un pedazo de mi corazón para siempre y Taylor se ha convertido en una de mis autoras preferidas sólo habiendo leído dos de sus novelas.

Mientras tecleo suena de fondo Ingrid Michaelson y su versión de Can't help falling in love de Elvis. Una canción que forma parte de la banda sonora de la deliciosa película Like Crazy —de la que os hablé hace unos meses— y que siempre que la escucho me rompe un poquito el corazón. ¿Es posible que una canción te emocione de diferente manera dependiendo de quién la cante? Es un temazo, un clásico atemporal, cuando la cantaba Elvis me parecía preciosa, pero cuando escuché a Ingrid Michaelson con esa sensibilidad el corazón me dio un vuelco. El mismo vuelco que he sentido con Elsie y Ben, con su historia de amor. Can't help falling in love es una canción que le viene como anillo al dedo a Por siempre unidos.

1 de enero. Un año nuevo por delante para llenar de propósitos. Elsie es una joven bibliotecaria, con una vida sencilla que esa primera noche del año decide hacer algo tan normal como pedir una pizza. En vez de esperar a que se la lleven a casa se calza sus botas de agua amarillo chillón y va a ella misma a buscarla. Allí esperando también su cena está Ben y lo que experimentan es un flechazo en toda regla. Esa misma noche se intercambian los teléfonos y al poco tiempo acaban locamente enamorados el uno del otro. 

(...) Esa noche, mientras me dormía, sin haberme quitado de la cara el perfilador de ojos, con el vestido negro de lentejuelas en el suelo, pensé en lo que podía depararme el año nuevo y por mi mente pasaron infinitas posibilidades, a cual más inverosímil. Y sin embargo, entre todas ellas, no se me ocurrió pensar que estaría casada a finales de mayo.

Ben y Elsie se enamoran de la manera más sencilla, más natural... y más loca. A los seis meses de aquella lluviosa noche de enero se casan. Aunque, ¿por qué esperar más cuando has encontrado a tu compañero/a de vida? Pero a los nueve días del feliz acontecimiento Ben sufre un accidente y fallece en el acto, dejando a Elsie destrozada, perdida y rota. ¿Habéis escuchado el "clack"? Es vuestro corazón, porque es imposible que no se os rompa en mil pedazos.

Jenkins Reid nos cuenta la historia a dos tiempos, por una parte el presente dónde acompañamos a Elsie en su duelo, su día a día, sus dudas, sus miedos, su dolor. Ese primer encuentro con la madre de Ben, su suegra, a la que no conoce y que desconocía por completo que su hijo se hubiese casado. Pero también nos ofrece por otro lado la relación de Elsie y Ben desde aquella noche en la pizzería. Su primera cita, sus primeros besos, sus sueños, su convivencia, su amor. Un amor tan bonito, real y dulce que te duele que termine justo cuando acaba de empezar. Porque es muy fácil enamorarse de Ben, pero también lo es hacerlo de Elsie. Encariñarte con ellos, sonreír como una boba con esos momentos casi mágicos que comparten juntos y llorar con una pena infinita junto a Elsie. Aún estoy poniendo tiritas en mi corazón después de leer la última página del libro. La última frase tiene un golpe de efecto brutal. Once palabras que condensan la esencia de la historia. Que duelen y rompen. Que me dejaron una huella grabada a fuego.

(...) 
—¿Has oído hablar alguna vez de las supernovas?—dice cuando nos dirigimos a la entrada principal.
—¿Qué?
—De pequeño Ben estaba enamorado del espacio y siempre estaba rodeado de libros del espacio. Yo solía leérselos cuando no podía dormir. Me gustaba especialmente un pequeño capítulo de un libro que tenía sobre las supernovas. Brillan con más intensidad que ningún otro astro en el cielo y se desvanecen en un suspiro, en un estallido fugaz de extraordinaria energía.
—Sí —digo yo.
—Me gusta pensar que lo que sucedió entre tú y Ben fue algo así. Sé que vuestra relación se acabó de forma abrupta, pero en ese breve espacio, vosotros sentisteis más pasión de la que sienten muchos en toda una vida.

Por siempre unidos podría ser una historia más sobre el amor y la muerte, pero no lo es precisamente por la manera maravillosa de escribir de Taylor Jenkins Reid. Tiene una sensibilidad especial para contar historias, no carentes de algún toque de humor en los momentos precisos. Historias reales, cercanas, que te pellizcan el corazón sin remedio. Historias que ojalá siga escribiendo durante mucho, mucho tiempo y que podamos seguir disfrutándolas en español. Porque es una pena que pasen sin pena ni gloria historias que merecen ser leídas. Historias que enriquecen, que te hacen sentir, que te dan vida.

14 comentarios:

  1. Lo tengo apuntado.. pero no me esperaba tan buena reseña
    habrá que leerlo pronto
    un beesito

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué puedo decirte...!
    Adoro a Taylor y esta novela en concreto se llevó un poquito de mi corazón. Y el mérito es de ella, de Taylor, de esa manera tan bonita de contar una historia que en manos de otra persona podría haberse quedado en nada. Había olvidado la escena de las supernovas... y leyéndote mi corazón ha vuelto a hacer "clack".
    Preciosa reseña y preciosa elección musical. <3
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Se me ha puesto la carne de gallina leyendo tu reseña, Mónica... Ya sabes que le tengo muchísimas ganas a esta novela desde que leí "Por siempre ¿felices?", pero aquí sigo, esperando al momento adecuado.

    ¡Mua! ♥

    ResponderEliminar
  4. Vale, entonces tengo que comprarlo, verdad? Porque el otro libro que tiene la autora, ya sabes que me gustó mucho, y este lo tengo apuntado desde hace tiempo.
    Con tu reseña veo que tiene la misma esencia y es de las sencillas y realistas que te hacen sentir un montón de cosas.
    Así que a la lista de urgentes que va.

    besos!

    ResponderEliminar
  5. No hay forma en el mundo en que lea este libro -suena demasiado desgarrador, demasiado terrible para mis emociones... prefiero dejarlo pasar por miedo a no poderlo soportar.
    Sin embargo, sí que me alegra mucho que te haya gustado :)
    Me ha encantado la reseña!
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  6. No descarto leer estos libros, tienen buena pinta ^^

    ResponderEliminar
  7. Leí el otro libro que hay publicado de la autora en España y me fascinó así que si puedo leeré este también. Un besote :)

    ResponderEliminar
  8. No lo descarto, ni muchísimo menos. Y adoro esa canción!! Besos.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía, madre mía. Que reseña más bonita. Quiero leerlo, pero no sé si quiero sufrir, y voy a llorar muchísimo, lo sé. La anoto pero me espero a dentro de un tiempo.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  10. Hola Mónica!!
    Qué preciosa reseña!! A mí también se me ha puesto la piel de gallina al leer la reseña. No sé porqué a veces me pienso mucho el leer libros tristes, que tratan sobre la muerte, el duelo, aunque una vez los he leído me digo que son libros necesarios, que enseñan muchas cosas y este es uno de ellos, cuando vea el momento me pondré con él. Ya tengo Por siempre felices en la estantería para conocer la pluma de Taylor de la que tan bien habláis ;)
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  11. Ups pues no pensaba que fuera a llamarme tanto la atención, me lo apunto porque creo que puede gustarme
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola! Tiene muy buena pinta pero me llama más la atención el otro libro de la autora. Un besote

    ResponderEliminar
  13. Con reseñas así es difícil dejar pasar el título... Tengo que decir que no es la primera reseña positiva que leo de esta autora, pero tomo nota de ambos libros guapa.
    Besos Mónica 😉

    ResponderEliminar
  14. Hola Mónica!
    Ufff, tiene pinta de ser una historia impresionante, bonita y demasiado sentimental para mí. De esas que no puedes evitar leer con un nudo en el alma a cada página, y que no puedes tener muy lejos los pañuelos de papel. Como digo, no creo que esta sea apta para mi corazón, jejeje.
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar