31 octubre 2016

OCTUBRE

Octubre ha estado marcado por la llegada del pequeño Luca a nuestra vida. Os hablé de ello en Soñar pequeño, una de mis últimas entradas. Releo dicha entrada y me doy cuenta que no supe contaros todo lo que sentía en ese momento, pero la verdad es que no tenía tiempo, fue una entrada exprés y me dejé muchas cosas en el tintero. Así que hoy me explayaré un poquito más.

Luca llegó por sorpresa, Mr. Brandon siempre supo que quería un peludito porque que a los pocos meses de conocernos falleció mi Bris de manera repentina. Él ni siquiera pudo conocerlo, el mismo fin de semana que venía a casa por primera vez pasó todo. En la familia sufrimos mucho porque no fue una muerte dulce, yo si cabe un poco más, porque dos meses antes también había fallecido mi Chispa, mi perrita desde que yo tenía 10 añitos y que en aquellos momentos vivía con mi madre. El único consuelo que tuve es que murieron rodeados de cariño y siendo muy viejecitos ambos, aunque la muerte de mi Bris, por cómo ocurrió, me sigue doliendo a pesar de los años y sé que siempre va a estar ahí. Así que la llegada de Luca fue el mejor regalo que pudo hacerme Mr. Brandon, una prueba más de que es capaz de hacer todo lo que está en sus manos para verme sonreír.

Luca ha cambiado nuestra vida por completo y ha obrado la magia, porque después de tres meses viviendo en Villa Brandon hoy es cuando puedo decir que la siento mi casa. Y todo es gracias a esa bolita de pelo que no me deja dormir, ni leer, ni casi respirar, pero que me está dando tanto amor y compañía que me lo compensa absolutamente todo.

Mis lecturas este mes han sido poquitas, prácticamente sólo he leído los primeros quince días, hasta la llegada del torbellino Luca. He tenido lecturas entretenidas y regulares, este mes no ha habido ninguna historia que me haya dejado totalmente satisfecha. Pero empezando por el principio, la primera novela que terminé ya entrado el mes de octubre fue Oculta de Kendra Elliot, lectura que como ya comenté hice en compañía de las chicas del CL #DeViajeLiterario. Fue una lectura que empezó genial, pero que acabó desinflándose un poco y dejando varios cabos sueltos que hicieron que no fuese lo que esperaba de ella. Después me tiré a la piscina con Real, el primer libro de la trilogía Real de Katy Evans, me animaron las buenas opiniones y a mi la verdad es que no me llegó en demasía la historia, no vi ese algo especial que comentaban que tenía la historia de Remy y Brooke. Mi mes volvió a remontar un poquito con La distancia entre tú y yo de Kasie West, un young adult que disfruté mucho, quizá porque era el momento adecuado, pero la verdad es que me dejó muy buen sabor de boca. Pero luego volví a caer en picado con Dr. Engel de Elena García, la premisa me parecía interesante porque trataba el tema del maltrato pero no me convenció la manera de narrar de la autora, ni el desarrollo de la historia. Demasiado drama gratuito para mi gusto, pienso que una trama más sencilla me hubiese llegado mucho más. Y llegó mi sorpresa del mes con Mi canción más bonita de Cherry Chic, fue una de esas veces que soy una lectora kamikaze, que me pongo a leer sin tener ninguna referencia y esta vez la jugada me salió bien —no siempre es así, ya sabéis—. Me gustó la historia, me gustó Oliver y me gustaron los secundarios. La autora pienso que tiene potencial y espero que evolucione como creo que lo hará, porque aunque la historia de Oliver y Daniela no me pareció redonda, tiene todos los ingredientes para hacer disfrutar a las lectoras de romántica contemporánea. Y mi última lectura fue el desenlace de la bilogía Quiéreme de Victoria Vílchez. En Si me dejas quererte nos cuenta cómo sigue la vida de Tessa, Zac y Álex después de ese (gran) final de No me quieres, no te quiero. Una lectura que disfruté, sobre todo por el mensaje que desprende cada página.

Mi octubre estaba musicalmente marcado por Dillon, pero me llegó la noticia de que Roberto Iniesta, cantante de Extremoduro, sacaba nuevo disco en solitario el 18 de noviembre, y claro, es una de mis debilidades. Extremoduro, al igual que Marea, forman parte de mi vida de una manera especial, han sido banda sonora de muchos momentos felices y amargos, siempre han estado ahí de alguna manera. Robe, da igual que sea en solitario o con Extremoduro, siempre consigue ponerme la piel de gallina. Este Por encima del bien y del mal es una muestra de ello, una pequeñísima parte de Destrozares. Canciones para el final de los tiempos.

26 octubre 2016

SI ME DEJAS QUERERTE, de Victoria Vílchez

NEW ADULT
SI ME DEJAS QUERERTE — Quiéreme #2


El amor puede curar las heridas mil veces más rápido que el paso de los años. 

Pero para ello... para ello tienes que dejar que te quieran


Puede contener spoilers de No me quieres, no te quiero 

Llevaba esperando poder leer Si me dejas quererte desde que Victoria dio la fecha definitiva y nos enseñó la portada. La noche antes de que saliera a la venta lo compré y un par de días después lo estaba devorando. Con el final de No me quieres, no te quiero no podía ser menos, tenía muchas ganas de saber cómo se desarrollaría la historia a partir de ese final. Y os puedo decir que Victoria no me ha decepcionado en absoluto, aunque no os niego que durante estos meses de espera me daba miedo de que acabara dándole un final que Tessa no merecía, y que en muchas novelas juveniles pasa. Porque sí, yo soy muy crítica, pero mucho, con esas novelas New Adult y Juveniles que ensalzan una relación tóxica, que ponen como el ideal de hombre a un mamarracho machista, prepotente, orgulloso, mezquino, celoso, posesivo... ¿sigo? Porque facilmente podría seguir con lo mucho que me repugna que chavalas de 14-15 años lean algo así. Que se les llene la boca erroneamente diciendo que quieren un "Fulanito" o un "Menganito" refieriéndose al protagonista masculino llenito de las cualidades que antes he mencionado. Vale, es ficción y es lícito tomarlo como tal, pero también lo es no hacerlo. Y yo no lo hago. No puedo, porque me parece peligroso, porque me parte el corazón pensar que mi prima —por ejemplo, porque es la única canija de mi familia— cuando tenga esa edad quiera a su lado a alguien así. Cuando lo que debe desear es a alguien que la respete y la quiera por encima de todas las cosas. No alguien que la menosprecie y la anule. Hay temas que me pueden, y éste, es uno de ellos.


La Bilogía Quiéreme de Víctoria Vílchez no cae en eso, no idealiza ese tipo de relaciones. Victoria habla de un amor tóxico, un amor que destroza a Tessa una y otra vez, que la hace sentirse pequeña e insignificante, pero que le cuesta dejar marchar. En Si me dejas quererte toma la decisión de romper con todo, alejarse de Álex y seguir adelante, pero sabe que necesita a Zac a su lado. Su mejor amigo, su apoyo incondicional, su mitad. Zac decidió darle espacio a Tessa, posiblemente cuando más lo necesitaba a su lado, pero no podía seguir presenciando como caía de nuevo en los brazos de Álex, cómo seguía haciéndose pequeña al lado de alguien que no la merece.

(...)
—Hazme un favor, Tessa. Deja de pensar que no mereces que te traten bien. —Alza la cabeza de nuevo para observarme—. Te merece a alguien que haga lo jodidamente imposible para que seas feliz. Alguien que se derrita al mirarte y que nunca quiera dejar de hacerlo porque no haya otra cosa más importante para él que tú. Y, sobre todo, te mereces a alguien que ame cada parte de ti, siempre y a todas horas —concluye con vehemencia.

Si No me quieres, no te quiero presentaba esa relación insana de Tessa y Álex, todo lo feo, oscuro y doloroso de ese amor, Si me dejas quererte es Tessa y Zac en estado puro. Amistad, complicidad, comprensión, ternura y amor. AMOR con mayúsculas. Un amor sincero, puro e incondicional. Un amor capaz de recomponer todos los pedazos rotos de Tessa. Es muy difícil dejarse llevar cuando han minado por completo tu autoestima, cuando piensas que no vales nada y que mereces el dolor que sientes. Y ese es justamente el camino que recorre Tessa en este libro, un camino pedrogoso y complicado, que caminará de la mano de Marta, Teo y Zac. Un camino para volver a quererse... y dejar que la quieran.

La Bilogía Quiéreme se lleva mis cuatro estrellas, porque pienso que hay que valorarla globalmente. Pero si tengo que valorar indivudualmente este libro siento que me ha sabido a poco, esperaba un poquito más. Muy poquito, pero me ha faltado. Si tenéis oportunidad de leerla, no os lo penséis, porque para mi es de las mejores historias de Victoria, por el mensaje, por el fondo, por lo que quiere contarnos y la manera en que lo hace. Cada día me gusta más Victoria Vílchez, es una apuesta segura, siempre me deja satisfecha.


OTRAS RESEÑAS DE VICTORIA VÍLCHEZ

No me quieres, no te quiero (Quiéreme #1)
Fuego y espinas

16 octubre 2016

Soñar pequeño

Cuéntanos un sueño de futuro.
Me gusta soñar pequeño. Ahora mismo sueño con un piso, un perro y Mr. Brandon a mi vera.

Esto era lo que contestaba hace siete meses en un test bloguero. Anoche me acordaba de ese test mientras tenía a Luca en los brazos todavía sin poder creerlo. Luca llegó ayer a nuestra vida para coronar ese pequeño sueño que hace poco más de medio año parecía tan lejano. Fue por sorpresa, Mr. Brandon después de seis años y medio juntos todavía consigue emocionarme con detalles así. Cuando menos lo espero me deja pasmada.

¿De dónde viene el nombre Luca? Seguro que muchos de vosotros lo sabéis, de la bilogía Daniela de la autora Neïra. Tenía muy claro que cuando tuviera una peludita en casa se llamaría Oli o Dana, aunque Dana ganaba por goleada. Quería que tuviera un nombre que fuera significativo para mi, y la historia de Daniela fue una historia que me marcó mucho y de diversas maneras. También era una forma de agradecer a Neïra lo mucho que me ha dado con sus historias. Siempre la he sentido muy cercana y cariñosa conmigo y con este rinconcito. Pero ayer al final nos fuimos a casa con un macho en vez de una hembra como siempre había sido nuestra idea. Me enamoré de él completamente cuando le vi esa carita tan preciosa. Y cuando ya nos íbamos a casa Mr. Brandon me preguntó: 

—¿Cómo le quieres llamar?
—Luca.
—El perro es italiano.
—No, es macarra.

Mr. Brandon dando rienda a su frikismo le quería poner un nombre de cómic, pero al final ha tenido que claudicar, claro. Y a mi se me cae la baba viendo como le hace carantoñas a nuestro hijo peludo. Porque es un auténtico peluche. Eso sí, nos ha dado la serenata toda la noche y a las 7:30 de la mañana estaba "on fire". Ahora duerme plácidamente, aunque auguro que le va a durar un suspiro porque es muy juguetón y cariñoso. 

La felicidad debe ser algo así...

Primera foto en brazos de papá Brandon mientras esperábamos el tren para irnos a casa. 
Me mola un montón jugar con su barba. ¡Guau!

11 octubre 2016

MI CANCIÓN MÁS BONITA, de Cherry Chic

ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA
MI CANCIÓN MÁS BONITA


Una chica cualquiera con un trabajo que no le llena, y 

una relación insana y viciosa con un hombre que no la merece.

Un chico que a priori lo tiene todo para ser la envidia de muchos. 

Sin embargo, hace años que lucha sus propias batallas...


A estas alturas hay pocas historias románticas que me sorprendan, sobre todo últimamente, y el cerrar un libro un poco desencantada empieza a ser una costumbre. Pero hay cosas que no cambian, y es que sigo siendo una lectora de antojos. Y así, en pleno antojo es como llegó a mis manos Mi canción más bonita. Sentí la necesidad de dejar todo lo que tenía entre manos en ese momento y perderme en la historia que había escrito Cherry Chic.

Daniela es una chica de veinticinco años que dejó muy jovencita su pueblo en el sur para empezar una nueva vida en Madrid. Allí trabaja de wedding planner, un trabajo que no le llena pero le permite tener un piso coqueto y seguir a flote. Mantiene una relación nada sana con su jefe, Jake, una relación que poco a poco ha minado su autoestima, que la hace infeliz pero de la que no es capaz de salir. Hasta que un día por fin rompe con todo, porque en el fondo sabe que esa relación no le hace bien, sólo recibe migajas de un hombre estirado y clasista, que cada día la hace sentir más pequeña, más insignificante. Jake, en su afán por jorobarle un poco más, decide mandarla en plenas vacaciones a preparar una boda en Ibiza. Lo que Daniela no sabe es que ese viaje de trabajo, que a priori le estropea sus planes, cambiará su vida para siempre. Ya lo dicen, no hay mal que por bien no venga.

(...) Me desgarré y lloré tanto casi a diario durante dos años que hubo momentos en que pensé que no tenía sentido sufrir tanto por algo que no tenía arreglo. Lo sabía, y aunque lo sabía seguía empujando hacía el fondo, porque esa parte estúpida y romántica de mí me hacía creer que en algún momento, él cogería mi cara entre sus manos y me juraría amor de verdad, del que no duele ni hace llorar a todas horas.
Porque no siempre he sido así.
Porque hubo un momento en que yo quise amar de verdad y bien.
Porque yo no quiero un amor de película, quiero uno que me haga sentir plena, y solo he obtenido lo contrario.
La boda que tiene que preparar es la de Wendy Lendbeck, una chica adinerada procedente de Los Ángeles. Y así es como se cruza en su vida Oliver, el hermano de Wendy, un chico que es todo lo opuesto a Jake, en todos los aspectos posibles. Un chico dulce y cariñoso, que desde el primer momento la hace sentir especial. Que la ayuda y la cuida en los peores momentos cuando su vida se tambalea por completo tras la ruptura definitiva con Jake. ¿Pero de verdad es posible enamorarse en cuatro días? Daniela no puede frenar esos sentimientos que empieza a despertar en ella ese chico lleno de tatuajes. Oliver es perfecto, perfecto para ella, pero tiene un miedo atroz. Un miedo atroz a entregarse a un chico que apenas conoce, pero que sin embargo la comprende a la perfección y la hace sentir plena, querida y respetada. Todo lo que Jake nunca consiguió en dos largos años, Oliver lo logra en unos pocos días. Jake le hizo mucho más daño de lo que parecía en la superficie, y todas esas inseguridades y complejos aflorarán a medida que su relación con Oliver se vaya afianzando.

Oliver lleva prendado de Daniela desde la primera vez que la vio. ¿Existe el amor a primera vista? Porque él sintió un flechazo en medio del pecho. Tenía que conocerla, hablar con ella y comprobar si era como realmente imaginaba. Pero la realidad es que era todavía mejor y sabía que en el fondo no la merecía, no merecía un regalo tan precioso. Oliver arrastra un dolor demasiado profundo, un dolor que lleva muchos años pesándole en el corazón como una losa. Un dolor que podría dinamitar su historia con Daniela. Un dolor que sabe que siempre vivirá con él, que nunca marchará porque es parte de él. ¿Pero es posible alejarse de la persona que ha sido capaz de hacerle sentir tan vivo? Tan lleno. La única persona capaz de aligerar ese dolor permanente y conseguir que vuelva a componer, a disfrutar de la música. Una música que dejó de sentir hace mucho tiempo. No, no puede perder a Daniela, a sabiendas que al final le hará daño y no será muy diferente del gilipollas de Jake Gilford,. Y eso le destroza y le rompe por dentro.

(...) Cuando te vi por primera vez yo sentí ganas de tocar el piano otra vez, y quise componer para ti, para mí: para nosotros. Quise hacer algo que no hubiese hecho antes. Quise hacer mi canción más bonita.

Mi canción más bonita es una historia fresca, adictiva y romántica. Los primeros capítulos me abrumaron un poco, no conseguía pillarle el punto. Eran Daniela en todo su esplendor. Intensa, espontánea, divertida y algo bocazas. Pero poco a poco iba tomando forma la historia que Cherry Chic nos quería contar y con la aparición de Oliver la cosa empezó a ir rodada y me enganché a la historia completamente. La narración es un punto a favor, aunque puede que a mucha gente no le guste, pero esa manera de interactuar con el lector me gustó mucho, me resultó cercana y fresca. Daniela te cuenta su historia como si estuviera haciéndolo a una amiga, al igual que lo hacen Oliver y algunos secundarios de lujo, aunque la mayoría de la novela la narran Dani y Oli. ¿Y esos secundario de lujo? Pues no son otros que los hermanos de Daniela —los que me han hecho reír en varias ocasiones y le han dado la chispa adecuada a la historia—, las amigas de Daniela y la familia de Oliver.

Quizá no sea una novela redonda, pero tiene todos los ingredientes para hacer disfrutar a las lectoras de romántica contemporánea. Una protagonista con la que es muy sencillo empatizar por lo cercana que resulta, un protagonista que hace suspirar —un macarra que es todo amor—, una trama que engancha —me estuve hasta las cuatro de la madrugada sin poder dejar de leer— unos secundarios que le dan el toque divertido y, por supuesto, momentos emotivos que hacen que se te encoja un poquito el corazón. A mi Cherry Chic me ha convencido con esta historia y seguro que leo sus próximas novelas, esperando que evolucione como creo que lo hará porque el potencial está ahí, eso es indiscutible. Gracias, Cherry, gracias por Oliver Lendbeck, porque con su dolor y su dulzura ha conseguido tocarme el corazón.

07 octubre 2016

PECADO, PENITENCIA Y EXPIACIÓN, de Abril Camino

ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA / ERÓTICA
PECADO, PENITENCIA Y EXPIACIÓN


A todo pecado le sigue una penitencia, 

pero solo algunos encuentran la capacidad de expiar sus culpas 

y resucitar de entre los emocionalmente muertos


He tardado semanas en sentarme a hablaros de Pecado, penitencia y expiación, pero la verdad es que no sabía como plasmar todo lo que esta historia me había hecho sentir. No sabía bien cómo plantear lo que quería contaros, ni cómo hacerlo. Me costó incluso puntuarla en Goodreads. ¿Cómo valorar una historia que no te ha "gustado" cuándo te ha encantado la manera de contarla? Suena complicado hasta hacer la pregunta.

Empezaré diciendo algo que ya dije en mi resumen de septiembre. Abril Camino me parece muy valiente, pero mucho. Ya la autopublicación es un acto de valentía en sí mismo, pero si además, esa primera historia que publicas es una de estas características, es tirarse a la piscina sin saber si realmente tiene un palmo de agua. ¿Y por qué digo esto? Porque la historia de Carmen no deja indiferente y a mucha gente puede no gustarle del todo, como por ejemplo a mi. Mi principal problema con la historia es que no he sido capaz de empatizar con Carmen en la mayoría de momentos. Tenemos maneras diferentes de entender el amor, el sexo y la vida en general. Y he estado continuamente en conflicto con ella, porque cada decisión que tomaba me parecía peor que la anterior y me entraban ganas de tirarme de los pelos hasta quedarme calva.

Carmen y Gonzalo se conocen desde niños, han sido vecinos, amigos, y con el tiempo —y los años— acaban enamorados. Un amor de esos para toda la vida, son el uno para el otro, se complementan. Deciden que su relación sea liberal, tienen muy claro cómo hacer para que todo funcione perfectamente, pero un pequeño desliz podría romperlo todo y provocar demasiado dolor. Podría arrasar con un amor que parece eterno e irrompible. ¿Serías capaz de seguir adelante cuándo has perdido al amor de tu vida? ¿Podrías empezar de cero cuándo el dolor te come por dentro? ¿Huir o luchar?

(...) A él le debo lo más importante que he sido capaz de hacer en mi vida, alejarme de mis miedos y mis complejos y sacar a la luz a la persona que yo era en realidad. Cuando le pregunté años después qué extraña situación lo llevó a pasar toda su adolescencia con una niña como yo, Gonzalo me dijo que yo nací debajo de su piel y que nunca saldría de ahí. Que primero fui su hermana pequeña, luego su mejor amiga y, al final, el amor de su vida.


Pecado, penitencia y expiación es la historia de Carmen y Gonzalo, pero sobre todo de Carmen. De sus sueños y sus errores, de su felicidad y su dolor. De una vida que se rompe en mil pedazos y tiene que volver a construirse desde los cimientos. Una vida de lágrimas, de excesos, de lucha, de sufrimiento... y de amor. Ese amor que nace en la inocencia de la niñez y que la vida y las decisiones golpea hasta dejar malherido. Y a mi esa vida de Carmen me dejó hecha un trapo. No me gustaba lo que leía, no me gustaba el rumbo que tomaba y, sin embargo, no podía dejar de leer. Era como una droga. Me enfadaba pero tenía que seguir leyendo, necesitaba saber cómo acababa la historia de Carmen, qué final tendría, ¿triste o feliz? Y de esto sólo tiene la culpa la pluma de Abril Camino, escribe tan bien que sin gustarme lo que me contaba me mantenía ahí, a sus pies. Deseando el final —feliz— de Carmen y Gonzalo. Deseando que no se acabara nunca y poder seguir disfrutando de su manera de narrar tan cercana, tan suya. Tan maravillosa.

Seguro que muchos de vosotros ya habéis oído hablar de ella en redes sociales porque su última novela New Adult, Sangre y tinta, está cosechando muy buenas críticas. Pero si no la conocéis os animo a que le deis una oportunidad porque merece la pena descubrirla y disfrutarla. Siento que es una autora que tiene mucho que aportar y seguro que da que hablar. Tiempo al tiempo...

Esta es una de esas veces en las que le pongo banda sonora a una historia. Pensar en Carmen y Gonzalo es pensar en Broken. Escucho a Amy Lee y vuelvo a revivir cada momento, cada lágrima, cada —mala— decisión. Es sentir. Sí, eso es lo que me ha dado Pecado, penitencia y expiación. Me ha hecho sentir y contra eso, no hay estrellas de Goodreads que valgan.



OTRAS RESEÑAS DE ABRIL CAMINO

Sangre y tinta

04 octubre 2016

LA DISTANCIA ENTRE TÚ Y YO, de Kasie West

JUVENIL
THE DISTANCE BETWEEN US


Con tantos obstáculos en su camino, 

 ¿serán capaces de recorrer la distancia que los separa?


¿Sabéis esa sensación de bienestar que os deja una lectura? Eso me pasó a mi al terminar La distancia entre tú y yo, con la sensación de haber leído su historia en el momento adecuado, cuando realmente necesitaba algo de este estilo. No soy una lectora asidua a la romántica juvenil —o young adult— y quizá por eso no esperaba disfrutar de la historia de Caymen y Xander de la manera en que lo hice. 

Caymen, tan ingeniosa y sarcástica, ha conseguido conquistarme, me hacía sonreír con sus ocurrencias y con su manera de interactuar con los demás. Es hija de madre soltera, una madre que tiene que hacer malabarismos para seguir adelante con su pequeña tienda de muñecas de porcelana. Por ello, nuestra protagonista, con sólo diecisiete años sabe lo duro que es salir adelante cuando tienes lo justo para vivir, sabe lo que es dejar sus sueños a un lado para seguir ayudando a su madre. Xander es el polo opuesto, procede de una familia adinerada, tiene a su alcance todo y más, y sin embargo tampoco está satisfecho con su vida, ni siquiera sabe qué hará en un futuro cercano. Lo único que tiene claro es que no le atrae ese futuro que sus padres prácticamente le imponen.
Sus caminos se cruzan en la tienda de la madre de Caymen, Xander es nieto de una de las clientas habituales, y allí entre cajas de muñecas nace una amistad entre dos personas de mundos opuestos. Una amistad que se cuece a fuego lento, con esa clase de momentos que hacen que se te escape la sonrisa sin poder evitarlo.

(...)
—Entonces, ¿eres el jugador de fútbol o el genio de las matemáticas?
—¿Perdona?
—Tu abuela fanfarronea mucho. Me estoy preguntando cuál de sus nietos eres.
—Soy el que no ha hecho gran cosa.
—Sabes con quién estás hablando, ¿verdad?
—Claro. Con Caymen.
Pongo los ojos en blanco.
—Me refiero a que yo soy la reina de no haber hecho nada, así que estoy segura de que te he superado con creces.
—¿Qué es lo que no has hecho que te gustaría hacer?
Me encojo de hombros.
—No lo sé. Trato de no pensar demasiado en ello. Estoy completamente satisfecha con mi vida. Creo que la infelicidad viene de las expectativas sin cumplir.
—Entonces, cuanto menos esperes de la vida...
—No, no es eso. Tan solo intento ser feliz y no desear hacer nada más.

La premisa no es original, hemos leído muchas historias con protagonistas de diferente clase social o con diferente poder económico y todos esos problemas que les surgen en el camino. Es algo que suele dar juego. Pero creo que lo bueno que tiene esta novela son sus protagonistas y esa amistad tan peculiar que les une a pesar de todas las cosas que en teoría les separan. Aunque si tengo que elegir entre los dos, lo tengo claro, me quedo con Caymen. Me ha resultado un soplo de aire fresco, una protagonista con una personalidad diferente y cautivadora.

Quizá lo que menos me ha convencido de la historia ha sido ese giro final que la autora se saca de la manga, y que me ha estropeado un poquito esa esencia tan chula que sentía que tenía la historia en un principio. Pero haciendo honor a la verdad, ese giro me ha sorprendido.

¿Os recomiendo La distancia entre tú y yo? Sí, pero teniendo en cuenta que es una historia juvenil, con unos protagonistas que no llegan a los veinte años. No esperéis un romance apasionado, ni cosas por el estilo, porque no lo encontraréis. Es la lectura ideal para pasar un par de tardes entretenidas, sin más pretensiones.
Con la tecnología de Blogger.
Roots of my heart © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.