LA MAGIA DE SER SOFÍA, de Elísabet Benavent

ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA
LA MAGIA DE SER SOFÍA — Bilogía Sofía #1 ★★★½



Dos personas cargadas por el peso de las circunstancias se encuentran y descubren que la magia solo existe cuando se miran a los ojos.


Es la primera vez que no esperaba una nueva historia de Elísabet Benavent con ilusión, con emoción, con ganas... con nada. Creo que naufragué en la isla de Maggie, en aquellas aguas cristalinas que bordeaban su casa de huéspedes. Aquella historia que nos quisieron vender erróneamente como ligera y divertida, ideal para el verano y que a mi me dejó una sensación de desencanto que a día de hoy sigo sin poder quitármela de encima.

Con este panorama tan alentador recibí a Sofía en casa y con la idea de que si no me gustaba, por lo menos quedaría bonito el ejemplar color mint con la decoración de mi salón. Tenía muy claro que si Sofía no me convencía serían los últimos libros que compraría de Elísabet. ¿Radical? Puede ser.

En esta cruzada tuve la inestimable ayuda lectora de Ani. Las últimas historias de Elísabet —Martina y Maggie— las hemos leído, disfrutado y sufrido mano a mano. Ella creo que estaba incluso más desencantada que yo, así que podríamos llorar de pena y de rabia juntas si Sofía nos salía rana. Al final no hemos llorado, pero a ella la rabia le ha salido a borbotones y yo... yo no he sabido procesar que Héctor fuera un tío tan mierda.

Pero Sofía, Sofía me gustó desde el primer momento. Sofía, con su dulzura y esa sonrisa constante que regala diariamente en El café de Alejandría. Hasta que un día de enero cruza la puerta Héctor y siente que con él ha encontrado la magia, esa magia que parecía estar negada para ella. Pero toda esa magia va perdiendo brillo cuando te enteras —y esto no es un spoiler porque se sabe desde la página dos del libro— que Héctor tiene novia. Novia de toda la vida, para más inri. Novia desde sus tiernos dieciséis años, vamos, que si sacas cuentas llevan la friolera de dieciocho años juntos. ¿Y cómo rompes eso por mucho que la magia y la luz te hagan sentir tan vivo? ¿Cómo das carpetazo a lo que ha sido prácticamente toda tu vida? Da igual que la relación con tu novia haga aguas por todas partes desde hace tiempo, incluso años, es una situación difícil y complicada. Pero Héctor, que durante todo el libro es bastante coherente, al final toma la decisión más cobarde, más injusta y más cruel. Y no era una sorpresa, la historia no tiene mucha miga, desde el capítulo uno se sabía como iba a terminar este libro, es de cajón habiendo un segundo libro y conociendo el procedimiento habitual de Elísabet. Pero no así, Héctor, así no, joder. Así demuestras que no te mereces a Sofía, ni su luz, ni su magia, ni nada.


Lo peor es que a pesar de todo intenté entender a Héctor, de verdad que sí, me puse en su situación y lo logré... ¿diez páginas? Diez páginas, o quizá unas pocas más, donde me dejé llevar un poco por él, por ese algo que reconozco que en el fondo, muy en el fondo tiene y a lo que no sé ponerle nombre. Volé un poco de su mano cómo hacia Sofía, hasta que Ani me puso los pies en la tierra con su manera de ver la situación, y entonces vi claro que esta historia no iba a dejar indiferente. Qué a muchísima gente no le gustaría, que el resbalón de Mi isla, o incluso de Martina en tierra firme —a mí me puso los pelos de punta para bien, pero me consta que a mucha gente le aburrió soberanamente— no iba a ser nada, absolutamente nada, al lado de esto.

Y así fue como me convertí en el tipo de chica que creí que me había jodido la vida. Así entendí que juzgar no tiene sentido, que la vida no es o blanca o negra y que hablar del camino de otro si no lo has andado con sus mismos zapatos es absurdo.
Reconozco que me ha gustado que Elísabet arriesgue con Sofía y Héctor, aunque no sé si saldrá victoriosa, porque como os digo no va a dejar indiferente. A mí, pese a que tengo a Héctor atravesado, me ha gustado la historia porque es real, porque es algo que puede pasar, de hecho pasa y porque te hace reflexionar, quieras o no. Pero no sé si seré capaz de digerir lo que pueda venir en el desenlace. Ya puede Elísabet hacer piruetas en La magia de ser nosotros, porque va a ser difícil, muy, muy difícil que me haga creer, aunque sólo sea un poco, que Héctor con su cobardía, sus remordimientos y su gilipollez supina se merece a Sofía. Para mí ha perdido el poco brillo que tenía, casi igual que la portada del libro, que la purpurina que han puesto debe ser del chino de la esquina porque se ha ido perdiendo por el camino.


OTRAS RESEÑAS DE ELÍSABET BENAVENT

Mi isla 
Martina con vistas al mar (Horizonte Martina #1)
Martina en tierra firme (Horizonte Martina #2)
Trilogía Mi elección
Tras las huellas de Alba, Hugo y Nico (Mi elección #3.5)
El diario de Lola

14 comentarios:

  1. Hola!
    Lo terminé anoche y estoy como tú...Pero qué es esto??? Estoy hasta cabreada con Héctor, jejej. Bastante de acuerdo contigo, voy a dejar pasar unas horas para escribir mi reseña 😊
    Un beso!!
    S

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Lo que no me deja indiferente a mi son tus reseñas y más de las historias de esta autora. Aún no he leído nada escrito por ella, pero tengo en la estantería la bilogia de Martina. No tengo claro si me gustará o no su manera de escribir, aunque tengo muchísima curiosidad.

    Mil besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, corazón!
    Vale, tengo que confesar que tu reseña ha conseguido que me salga un brillito especial en los ojos y que se me ponga la piel de gallina jajajaja Amo con todas mis fuerzas a Elisabet Benavent, de hecho es una de mis autoras favoritas del género, y todo lo que ella escribe me enamora (qué penita que naufragaras cerca de la isla de Maggie jajajaja, a mí me encantó). Ahora, mi pobreza y yo estamos que nos subimos por las paredes por no poder hacernos con esta historia. Tu reseña ha hecho que mis ganas de leerlo se eleven al cielo para ver si Héctor se convierte en el primer personaje que la autora crea y que yo odio. Siempre he amado a todos sus personajes (bueno, exceptuando a Álvaro en la bilogía de Silvia jajaja) y quiero que siga siendo así. A ver si puedo hacerme pronto con él y ver si coincido o no contigo :)
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda eres mucho más diplomática que yo, Moni xDD ... que aún me dura el cabreo y cuando te leí esta mañana temprano me dije "ole mi Moni, qué bien sabe dejar las cosas claras sin despotricar como yo"....

    A mí esta historia no me llega en absoluto, me parece hecha deprisa, de relleno... mientras meditaba sobre ella, he llegado a varias conclusiones a parte de las obvias como que Héctor es un impresentable y no merece para nada el título de "galán de novela romántica" porque para mí eso no es amor, lo siento pero sigo en mis trece... una cosa es equivocarse y no saber gestionar ciertas cosas porque somos humanos, pero hacer deliberadamente lo que hizo es de una bajeza absoluta, vamos que si es por mí, se traga el hilo, la maceta y la puñetera nota de Bukowski (un sacrilegio utilizar una cita de este autor para ese momento)...
    Héctor es un jeta desde la primera página hasta la última (y si estuviéramos en la vida real, siendo sinceras, lo seguiría siendo para los restos y no disculparíamos su actitud)

    Pero como digo, independientemente de que no guste su protagonista, la historia en sí no es el problema, es la forma de contarla, de presentarla...con unos personajes que para mí son planos, atropellados, secundarios que no aportan nada y de los que realmente ¿qué sabemos? porque a mí solo me ha quedado claro que Sofi curra en una cafetería, que tiene una gata, que la engañaron en su momento y arrastra determinados complejos por eso y por la relación con su madre y ya.
    Hay capítulos de relleno absoluto con Oliver que sobran, pero es que además rellena con reflexiones de azucarillo al más puro estilo Coelho (algo que no me gusta, por cierto), que no me sirven de nada porque no casan con la historia que está contando...repitiendo fórmulas de otros libros y personajes....
    El libro desde mi punto de vista no es coherente y no sé si pensar que me falta historia para esta primera parte o que me sobra y el libro podría ser perfectamente uno. Ahora lo que más explayado está son las escenas de sexo, en las que no se corta un pelo (aquí iba a decir una burrada pero me la guardo)
    Es que ni siquiera me llegan los momentos que describe como "bonitos" o "románticos" porque yo no me los creía y casi me quedo bizca de poner los ojos en blanco.

    Estoy muy muy decepcionada la verdad...por más que le doy vueltas no logro buscar un algo del que tirar para darle una oportunidad...
    Lo único que ha merecido la pena en esta lectura has sido tú!!! y es probable que si me da un siroco raro y decida leer la segunda parte sea porque vas a estar ahí acompañándome pero creo que será la última vez que siga leyendo a Beta. Me da pena, pero no puedo ni quiero justificar historias que no van conmigo (y cuya visión del "amor" no comparto en absoluto) sólo porque la autora me cae bien.
    En fin, después de la parrafada jajajaaj te envío un beso, Reina ;)
    GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería introducir un gif aquí de parandome al puro estilo de los oscar y aplaudirte. Justamente estaba buscando blogs de personas que ya lo hayan leído a ver si es que fui bruta y es que no lo entendí o no sé que pinche droga me metí que no sé... Es má en mi instagram comentaba que al amar a esta autora es la primera vez que me quedo en mi vida con un gran signo de interrogación en la cabeza... Sinceramente no sé si esté preparada para perdonar a Héctor! y ya lo digo con toda tranquilidad porque pensé que estaba loca!

      Amén!

      Eliminar
  5. Hola Mónica!

    Estamos de acuerdo que los libros de Elízabet no dejan indiferentes. Yo he devorado la historia este finde, tiene la capacidad de atraparme por la forma de narrar en primera persona que me encanta. Sofía me ha encantado, pero ella también sabía donde se estaba metiendo y más aun cuando lo sufrió en su anterior relación, y Héctor he intentando comprenderlo y ponerme en su lugar, porque estas historias ocurren, pasan en la vida y tiene que ser muy difícil y complicado todo. El final me ha dejado a cuadros y he querido matar a Héctor, no ha cogido al toro por lo cuervos y lo ha hecho mal, así que espero que en el segundo libro se lo curre muchísimo. Por cierto, a mí no se me ha ido purpurina, lo mismo es porque no lo he toqueteado mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Mónica!

    Llevo tiempo siguiéndote desde el anonimato, compartiendo la mayoría de opiniones respecto a lecturas, sin embargo, esta vez no ha sido así y he pensado que estaría bien darte mi punto de vista (totalmente subjetivo, claro).

    A mí Beta se me atragantó con mi Isla y en Martina sufrí tanto que tampoco la disfruté del todo, sin embargo, en esta novela me ha vuelto a enamorar. La historia de amor se cuece a fuego lento, con momentos de cotidianidad que dan paso a la intimidad, no creo que Héctor buscara la infidelidad, simplemente, sucede, porque en la vida el amor aparece cuando menos te lo esperas, incluso cuando piensas que ya lo has encontrado. No me gustan mucho las novelas que parten de una infidelidad, pero Beta ya jugó con eso en Valeria, y Abril Camino, en su última bilogía (que me encantó, por cierto), también lo hizo.

    Héctor y Sofía se equivocan, y esta novela trata justamente de eso, de cruzar la suave línea que separa el bien del mal, habla de errores, de aciertos, y, sobre todo, de humanidad. Habla de lo dificil que es dejar atrás aquello a lo que estamos acostumbrados, a lo que ha sido nuestra vida durante los últimos años, habla de cagarla y de fallar, y de todas las cosas que se rompen por el camino. Yo he odiado la decisión que toma Héctor, pero sí he sido capaz de entenderle, porque los humanos nos equivocamos, porque los humanos tendemos a cagarla, somos cobardes, tenemos miedos, y a veces, esos miedos, nos empujan al error.

    He entendido tu punto de vista, incluso en algunos momentos lo he compartido, pero creo que es justamente lo que se busca en esta novela. Abrir debates, enfrentarnos a nuestra propia moralidad, incluso acabar defendiendo algo que, de primeras, sabes que está mal.

    Acabo dándote las gracias por los buenos momentos que me haces pasar leyéndote, leer tus reseñas es como revivir un poco los libros, y eso no todo el mundo tiene la capacidad de hacerlo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. ooooh!! he leido la reseña a medias porque lo estoy empezando y no quiero saber nada o lo menos posible pero viendo tu resumen final miedo me da... lo que la purpurina se va es literal?¿ con lo que me gusta a mi el brillibrilli ^^

    ResponderEliminar
  8. No creo que tarde mucho en leermelo porque Elísabet me gustó bastante con sus primeros libros, no tanto con los dos últimos... pero aún así le daré la oportunidad!

    Te empiezo a seguir!! ;D

    ResponderEliminar
  9. Jolin, vikinga. Me dejas que no se que hacer ahora con este libro. Por suerte no me he hecho con el todavia pero despues de leerte y conociendomo seguro que a Hector lo odio a muerte. Por ahora lo dejo en espera hasta que te leas el segundo y nos digas si merece la pena o no leer estos libros porque me fio de ti y de tu criterio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa.
    Yo estoy segura que lo leeré. No sé cuando pero lo leeré.
    Por supuesto, antes leeré "Mi isla" y después estos dos {espero tu reseña de la segunda parte}.
    Y seré testigo, si me lo parece, de ese "bajón" de Benavent del que tanto se está hablando. Para bien o para mal, estaré ahí para verlo.
    Como sabes, a veces el segundo libro cambia la perspectiva del primero. Ver la historia en conjunto te hace reflexionar más. Por eso espero tu segunda reseña y ojalá Benavent sea una crack haciendo piruetas.
    Besooooooo!

    ResponderEliminar
  11. Libro que saca Elisabet, libro que leo. Hasta que llegó Martina. Veo que a ti te gustó... a mi me horrorizó. Ella es de esos personajes que le darías hasta en el carné de identidad. No terminé de conectar con Martina y me fastidió el segundo libro, porque el primero sí me gustó. Con Maggie es como dices, te deja una sensación agridulce que no sabes como llevarla, pero que sin duda recomiendo leerlo, porque para mi los buenos libros son eso, que aunque pasen los meses sigan estando en tu cabeza y sigas pensando en ellos. Así que con el de Sofía voy con miedo, sin saber lo que puedo encontrarme. Después de leer tu reseña tengo que decirte que me he reído muchísimo. Por tu forma de narrar la historia, y porque ya voy preparada a enfadarme con Héctor.
    Cuando lo lea te digo qué me parece.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. ¿Saldrá victoriosa Beta con la continuación de la historia de Sofía y Héctor? Pues no las tengo todas conmigo, la verdad. He terminado hace pocas horas la novela, todavía tengo que digerirla (tengo muchos sentimientos encontrados), pero lo que tengo claro que es que Héctor no me ha gustado, y si en una novela de estas características el "héroe" patina tanto... hay algo que conmigo no va a funcionar.
    No es que no me haya gustado, pero tengo tantas cosas que decir de la historia y en un desorden tan absoluto que... no sé...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, Mónica!

    Estaba esperando a terminar el libro para comentarte con conocimiento de causa. ¡QUÉ CABREO LLEVO! Para mí, a medida que iba pasando las páginas, el libro iba de culo y cuesta abajo. No sé si ha sido que lo he terminado leyendo con desgana o qué, pero así como al principio me estaba gustando más de lo esperado he llegado al final haciendo un esfuerzo. Me ha gustado Sofía, pero Héctor NO. Ni siquiera me apetece leer la segunda parte, en serio... Arggg, ¡qué indeseable el tío este! Me estoy desencantando con la Benavent, es algo que no quise ver con "Mi isla" pero... mal, mal. A ver si dejo reposar mi cabreo un poco y puedo escribir una reseña con coherencia.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar