LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE, de Rosa Montero


Pero no te recuperas nunca, ése es el error: uno no se recupera, uno se reinventa...


Soy una superficial de narices, la primera vez que me llamó la atención este libro fue cuando salió publicado hace unos cuatro años, y no fue por su sinopsis, fue por lo bonita que era la portada y lo precioso que era el título. En mi defensa diré que es una autora que tenía apuntadísima por su novela Historia del rey transparente. La cuestión es que hasta hace unos días no había leído nada de Rosa Montero, ni siquiera sus artículos de El País, pero sabía que si tenía que empezar con alguno de sus libros, ese era La ridícula idea de no volver a verte, un libro que le gustó mucho a mi amiga Elena.

El título es precioso, pero cuando descubres el por qué de ese título te lo parece todavía más, encierra todo un mundo de sentimientos. Porque aunque Rosa dice que este no es un libro que trate sobre la muerte y el duelo, la realidad es que habla de la muerte, del duelo, del amor, de feminismo y de muchas más cosas. Pero, sobre todo, de Marie Curie, una mujer fascinante, una científica que ganó dos premios Nobel, uno de ellos junto a su esposo Pierre.

Para mí los grandes logros de Madame Curie no eran desconocidos, los conocí gracias a un trabajo que tuve que hacer en el colegio. No recuerdo con exactitud cuantos años tenía, pero serían unos 9 o 10, fue en plena EGB, todavía vivía en Barcelona y guardo algunas imágenes en la cabeza de la tarde que hice ese trabajo para Ciencias Naturales en casa de mis abuelos. Recuerdo que en la portada dibujé a Marie, a una Marie ya mayor, con el pelo cano. Una Marie que ya había sufrido la dolorosa pérdida de Pierre, una Marie que ya había escrito aquel emotivo diario sobre su duelo. Aunque esto último yo por aquel entonces todavía no lo sabía, Rosa Montero me ha regalado todo lo demás, todo el universo Curie de una manera de lo más especial. Especial y sentida al mismo tiempo, por su forma de contarte la vida de Marie entretejiéndola con la suya propia. Ese dolor compartido por la pérdida prematura del compañero de vida, ese duelo que parece que nunca va terminar y el posterior vacío que ya no es capaz de llenarse con nada. Sólo puedes seguir adelante, reinventarte, como dice Rosa, porque hay golpes en la vida de los que nunca te recuperas. Es imposible.

Lo que supuso para Marie la muerte de su adorado Pierre es la esencia de este libro, pero no es lo único que Rosa nos hace llegar con sus palabras. También nos descubre a Marie cuando simplemente era una niña. Una niña con sueños demasiados grandes que un día pensó que jamás podrían cumplirse. Hasta  llegar a la madurez, a la vida con Pierre, a su papel como esposa, como madre, como científica y sobre todo, como mujer. Lo duro que fue ser mujer en un mundo de hombres, dónde en todo momento quisieron restarle valía. Pero no pudieron con la grandeza de Marie, ya os lo digo.

Leer a Rosa Montero es aprender. Pocas, muy pocas veces he quedado tan satisfecha al terminar un libro. Terminé La ridícula idea de no volver a verte sintiendo que sabía un poco más de la vida, puede sonar descabellado, pero realmente sentí que Rosa me había proporcionado un grado de madurez un poco más alto. Me hizo pensar en mi propia vida, en mis propias pérdidas, en mi entorno, en lo que quiero para mí, pero sobre todo, en lo que no quiero bajo ningún concepto. Me llenó una hoja de libreta de títulos de libros que quiero leer —llevo Nada de Carmen Laforet en danza, después de casi diez años criando polvo en la estantería—, de frases que siempre irán conmigo a donde quiera que vaya, de conocimientos que me han hecho de alguna manera crecer interiormente.

Seguro que si os digo que mi andadura con Rosa no se quedó aquí no os sorprenderá. Enlacé el final de este libro con la lectura de su última novela, La carne. Quería probar con la Rosa novelista y no me decepcionó en absoluto. Volvió a demostrarme que leerla es garantía de calidad, de aprendizaje y de nuevas lecturas. Un par de días después me compré dos libros más suyos en Amazon, y cuando llegó el fin de semana otros dos en una librería de segunda mano. Os digo, sin temor a equivocarme, que Rosa Montero va a ser una de las escritoras de mi vida.

Hoy no termino la entrada con una canción porque le veo mucho más sentido dejaros este trailer. Es el trailer de una película que se estrenó hace unas semanas sobre Marie Curie. Desconozco la calidad de la misma, todavía no he tenido ocasión de verla, pero creo que una imagen a veces vale más que mil palabras y al visualizar este minuto escaso de imágenes realmente vi a Marie, a la Marie que yo conocí gracias a Rosa. A la Marie mujer, a la Marie más humana, a la Marie más rota y, a la vez, más luchadora.

9 comentarios:

  1. Hola Mónica!
    Suscribo todas tus palabras. La lectura de este libro para mi significó mucho. A parte de aprender mucho, me ayudo a ser más consciente en mi papel como mujer, parece una tontería pero Rosa me hizo fijarme en pequeños detalles de los que antes no era consciente.
    Marie Curie para mí fue un descubrimiento, una mujer fascinante. La parte que me quedo marcada es la del escándalo con el amante, la forma tan injusta en que fue tratada, y la valentía y el orgullo con la que se enfrentó.
    Tengo curiosidad por la película, a ver si han sido capaces de reflejar el espíritu de esa gran mujer en ella.
    Ya sabes que el de Nada lo tengo en mi lista. Y sin duda seguire leyendo libros de Rosa Montero, un gran descubrimiento... una autora que no entraba en mis planes...
    Buen fin de semana.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encanta el nuevo diseño! Y a la autora le tengo muchas ganas :)

    ResponderEliminar
  3. Que reseña tan maravillosa, de hecho tengo este libro esperando en mi Kindle desde hace mucho y tu reseña ha hecho que lo quiera leer ¡ya! Yo leí hace mucho tiempo La historia del rey transparente, pero confieso que no me acuerdo de absolutamente nada...

    ResponderEliminar
  4. Me encantó este libro, como entrelaza sus vivencias con las de Marie Curie, los juguetes hechos con materiales radioactivos, el diario del final... me impactó. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Leí el libro cuando salió y estoy de acuerdo contigo, es un libro que merece la pena leer.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Mónica!!!
    Este es otro de esos libros que me has hecho descubrir, que quizá si no lo hubieras leído tú y después Lidia lo habría dejado pasar y sería una pena porque Rosa Montero me ha fascinado por su forma de contar la vida de Marie Curie pero sobretodo enlazarla con la suya propia, porque si solo fuera una biografía, solo sería eso, pero aquí es más. Es un libro en el que aprendes y también te hace ver las cosas que nos rodean de diferente manera, y sobretodo conocer cómo fue la vida de Marie Curie, todo lo que la rodeaba y como lo afrontó. Después de leer este libro "La carne" será el siguiente que lea de ella.
    Una vez más estoy asombrada por tu capacidad de hablarnos de este libro, porque se ve un pedacito de ti y porque me hace pensar una vez más en que estás hecha para esto, para escribir, de lo que sea ;)
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por esta reseña. Gracias por descubrirme a Rosa Montero. Gracias por estar y por volver. Gracias por hacer que no tenga que pensar en "La ridícula idea de no volver a leerte".
    Has conseguido que Rosa se convierta en una de mis imprescindibles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    LLevo tiempo viendo este libro en tiendas y en la biblio pero nunca me he parado a mirar la sinopsis a pesar de que me atraían la portada y el título. Con lo que hoy cuentas me atrae muchísimo, Curie me llama mucho la atención, recuerdo cuando mi padre se leyó su biografía siendo yo pequeña y me iba contando cositas que hacían que me impresionara esta mujer. Me llevo el libro apuntado y espero leerlo pronto!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Me lo aconsejó mi amiga Ángela hace más de un año. Y lo que diga Ángela va a misa, no se equivoca nunca. Por eso te escribí diciendo que era uno de mis "eternos pendientes". Que hables tan bien de él le da un empujón hacia arriba. Por desgracia, este año suspendo la asignatura "leer", no saco tiempo...
    Y de descabellado nada: leyendo se aprende. Que puedas leer lo que otra persona siente, ya sea un personaje real o ficticio (pues en este último, la experiencia la pone el escritor), hace que hayas andado un camino importante. Así lo veo yo. Y lo mejor de todo, podemos ver por los ojos de mil vidas distintas. Ay... no sé en que se entretiene el que no suele leer...
    Me he puesto "metafórica"...
    Besazo guapa.

    ResponderEliminar